en memoria de los 800.000 soldados alemanes prisioneros exterminados por los aliados occidentales

jueves, diciembre 09, 2010

Causas del holocausto

 
¿Auschwitz o Dresden?

 

















Un nuevo comienzo: la verdad

La verdad histórica no es algo que afecta sólo al pasado. Si fuera así no existirían documentos clasificados sobre la Segunda Guerra Mundial sesenta y cinco años después de su finalización. La verdad histórica afecta a la legitimidad de la oligarquía transnacional que controla occidente. La única revolución posible, una revolución sin sangre, democrática y pacífica, es la revolución de la verdad. No el neofascismo que algunos revisionistas pretenden, sino un nuevo comienzo que haga tabula rasa de todas las ideologías del pasado.  A tal efecto, es necesario revisar el relato histórico hasta tal punto, que algunos confundirán dicha revisión con la simple apología de Hitler. Tan enormes y graves han sido las mentiras, que la simple verdad se confunde con propaganda neonazi. Pero esto no es culpa del investigador de turno, enfrentado al desagradable riesgo de ser acusado de filofascista, sino de los mendaces "intelectuales", políticos y oligarcas que "mecen la cuna" del actual dispositivo de dominación planetaria.

El Holocausto que narran los medios de comunicación, la "cultura" y la historia oficial nunca existió. Para los que no tienen el hábito de documentarse, un lujo reservado al parecer a los muy pocos, la simple lectura de las últimas noticias sobre el caso Julien Assange pone en evidencia que los ciudadanos de occidente son regularmente manipulados con total cinismo y desparpajo por parte de nuestros gobernantes. Éstos operan como meros testaferros de las sectas, clubes económicos, logias e iglesias que, marketing mediante, hipnotizan a unas masas  gregarias y conformistas supuestamente depositarias de la soberanía popular. No hubo jamás un plan de exterminio de los judíos en el que se emplearían cámaras de gas y hornos crematorios de manera sistemática. La persecución y las atrocidades contra los judíos por parte del nazismo, que sin duda existieron, han sido tremendamente exageradas a fin de ocultar las vulneraciones de los derechos humanos perpetradas por los vencedores de la Segunda Guerra Mundial que, gracias a la cortina de humo del Holocausto, permanecen impunes hasta el día de hoy.

Hipótesis de trabajo: el funcionalismo crítico
 
En realidad, como poco desde el año 1941, lo que sí había era un plan, sin duda, pero un plan para aniquilar a Alemania y al pueblo alemán. De este "democrático" designio conocemos algunos detalles gracias al panfleto de Theodore N. Kaufmann "Alemania debe perecer", cuyo conocimiento por parte de las autoridades alemanas fuera sin duda decisivo en el trato dado a partir de entonces a los judíos.

Revelaciones recientes de Wikileaks demuestran que Inglaterra rechazó las ofertas de paz de Alemania en un momento en que la Wehrmacht estaba ganando el conflicto bélico de manera espectacular, hasta el punto de que los soldados aliados tenían miedo de enfrentarse con las tropas alemanas. El motivo dado, empero, por los ingleses en los cables diplomáticos, era que la guerra se emprendía no contra Hitler, sino contra el pueblo alemán. Alemania (=Prusia) debía ser aniquilada. Ésta era la orden de la oligarquía. El cablegrama revelado por Wikileaks encaja perfectamente con lo escrito por Kaufman.

En el año 1941, cuando los alemanes pretendían deportar a los judíos a Madagascar y no, como sostiene la propaganda, exterminarlos, el plan de Londres era bombardear Alemania con unos artefactos explosivos especialmente diseñados para quemar vivos al máximo número de civiles: ancianos, mujeres y niños. Este designio del Bomber Command británico era la primera concreción práctica del plan reflejado por el libro de Kaufmann y se puso en marcha de forma inmediata. El bombardeo de Dresde fue sólo uno de sus episodios tardíos.  Las consecuencias para los judíos no se hicieron esperar. En 1942, los alemanes empezaron a explotar a hebreos y a otros prisioneros como mano de obra esclava y hasta la muerte. En Rusia, los Einsatzgruppen nazis asesinaban a los judíos de forma fulminante e inmediata, sin distiguir sexos o edades, ya desde el año anterior. Ésta es una realidad que ni siquiera los revisionistas más obtusos niegan.

El holocausto es el resultado de estas medidas de represalia. Tal versión del holocausto sería una variación coherente de la conocida como hipótesis funcionalista, que se contrapone, desde el punto de vista científico, a la hipótesis intencionalista. Ésta carece de fundamento pese a ser la más divulgada entre los telespectadores adocenados: "Desde hace muchos años, los historiadores del Holocausto se han dividido en dos grupos, el 'intencional' y el 'funcional'. El primero de ellos insiste en que desde el principio Hitler había tomado la firme decisión de matar a los judíos y sólo esperaba a que se dieran las condiciones oportunas. El segundo sólo atribuye a Hitler la idea general de 'encontrar una solución' al 'problema judío', una idea clara sólo por lo que se refiere a la idea de una 'Alemania limpia', pero vaga en lo referente a los pasos que había que dar para que se hiciera realidad. Los estudiosos de la historia apoyan con datos cada vez más convincentes la visión funcional" (Zygmut Bauman, Modernidad y holocausto, Madrid, Sequitur, 1997, p. 143-144).

Los funcionalistas aceptan que hubo exterminio judío, pero no plan de exterminio. No se debe confundir a los funcionalistas con los revisionistas, pero desde que Goldhagen admitió que el tema de las cámaras de gas se había exagerado mucho sin ningún fundamento, la divisoria se va haciendo cada vez más difusa:  "suele creerse que los alemanes mataron a los judíos, por lo general, en cámaras de gas, y que sin éstas, los medios modernos de transporte y una burocracia eficaz, los alemanes no habrían podido matar a millones de judíos. Persiste la creencia de que, de alguna manera, sólo la tecnología posibilitó un horror a semejante escala (...) Existe la creencia generalizada de que las cámaras de gas, debido a su eficacia (que se exagera mucho), fueron un instrumento necesario para la carnicería genocida, y que los alemanes decidieron construir cámaras de gas en primer lugar porque necesitaban unos medios más eficaces para matar judíos. (...) Todos estos criterios, que configuran básicamente la comprensión del Holocausto, se han sostenido sin discusión, como si fuesen verdades evidentes por sí mismas. Han sido prácticamente artículos de fe, procedentes de fuentes distintas de la investigación histórica, han sustituido el conocimiento fidedigno y han distorsionado el modo de entender este período" (Daniel Goldhagen, Los verdugos voluntarios de Hitler, Madrid, Taurus, 2003, pp. 29-39). !No está hablando un revisionista negacionista, sino un exterminacionista neoyorkino de etnia hebrea! !Y afirma, nada menos, que el tema de las cámaras de gas ha sido aceptado como "artículo de fe" procedente "de fuentes distintas de la investigación histórica"! ¿De qué fuentes, podemos preguntarnos? ¿Y cómo ha podido sostenerse entre los historiadores profesionales algo que era sólo un artículo de fe? ¿Qué credibilidad pueden ostentar unos investigadores académicos que actúan de esta manera? ¿Quién impone la "fe" y de qué "fe" se está hablando, cuando se trata de un imperativo que pisotea los protocolos más básicos de la ciencia, la objetividad y la verdad? Existiría, por tanto, entre el exterminacionismo funcionalista y el revisionismo moderado, una posibilidad metodológica intermedia, que denominaré "funcionalismo crítico" y que, a mi entender, podría ser la más próxima a la verdad sobre nuestra historia reciente.

Cuando Alemania invade Polonia (1939) para recuperar los territorios del este que le fueron amputados por el Tratado de Versalles, también los tanques soviéticos atraviesan la frontera polaca, pero Inglaterra, que con ello está desatando conscientemente la Segunda Guerra Mundial, declara la guerra sólo a Alemania, no a la URSS. Este hecho no casa con el relato oficial de unas potencias aliadas intentando amparar a un pequeño país, en nombre de la libertad, de las garras de un sanguinario dictador.  En efecto, en el momento (1941) en que Churchill pacta con Stalin para derrotar a Alemania, Auschwitz todavía no existe, pero el régimen soviético ha exterminado ya a 13 millones de personas. !El sanguinario dictador es Stalin! ¿De qué libertad estamos hablando entonces? Pese a tales discursos liberales, Inglaterra acepta a la URSS como aliado, porque el objetivo de la guerra no es la defensa de los derechos humanos, sino la destrucción de Prusia como modelo político, espiritual y cultural incompatible con la society burguesa capitalista.

La existencia de un plan de exterminio más allá del papel queda acreditada, si los bombardeos incendiarios contra las ciudades no fueran suficiente prueba, por lo que pasa en el momento en que Alemania es derrotada y ocupada por los angloamericanos y los soviéticos. Las víctimas del genocidio planificado, conocido en su postrera etapa como plan Morgenthau, sumadas a las víctimas de la limpieza étnica perpetrada por los soviéticos, se elevan a de 13 millones de personas, bien entendido que hablamos, siempre, de prisioneros desarmados y civiles, no de caídos en el frente de combate.

El comunismo, aliado de los EEUU e Inglaterra, ocupa en 1945  la misma Polonia que en teoría se pretendía defender al desencadenar la "cruzada" antialemana, pero además, de propina, Stalin se apodera de toda la Europa del Este y los regímenes marxista-leninistas siguen exterminando, después de la Segunda Guerra Mundial, a pueblos y sectores enteros de la sociedad en Rusia, China, Camboya y otros lugares, alcanzando los 100 millones de víctimas en los años noventa.

La manipulación más desvergonzada
como instrumento de dominación de masas

Ni los aliados occidentales ni los comunistas han sido juzgados nunca por sus genocidios, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, mucho más atroces que los crímenes nazis. ¿Debían juzgarse ellos a sí mismos? Esta impunidad nos grita a la cara,  a menos que estemos sordos, cuál es la naturaleza moral del sistema oligárquico en el que vivimos sin ser demasiado conscientes de ello; mejor dicho: sin querer serlo por miedo a las consecuencias que se derivarían, o deberían derivarse, de esta repentina lucidez cívica. Entre ellas, el imperativo de cuestionar la visión de la historia que los genocidas impunes tratan de inocularnos a fin de autolegitimarse políticamente en el presente. Porque, si han perpetrado o consentido o abonado el gulag, Dresde e Hiroshima, ¿por qué tendrían que decir la verdad sobre Hitler y el "fascismo"? ¿Por qué no podrían mentir sobre cualquier cosa, como efectivamente hacen cada día, según demuestra Wikileaks con sonrojante patencia?

No obstante, también a diario  podemos "disfrutar" en la pantalla de la TV de una noticia o una película fraudulenta, auténtico "lavado de cerebro" para tontos, sobre el holocausto; o podemos leer una novela, premio sionista de narrativa propagandística, basada en el mismo tema, a saber: en la idéntica, repetitiva y machacona cantinela de cuento infantil de siempre: nazis perversos, diabólicos, aliados angélicos ("soldados y santos", rezaba el título de una película), rusos un tanto groseros pero simpáticos al cabo, judíos que eran todos moralmente intachables, casi perfectos... Una descarada manipulación que sólo un ignorante y cretino integral podría digerir como "relato basado en hechos reales". Todo ello a fin de mantener engañada a la mayor parte de la población europea sobre la realidad histórica y el carácter abominablemente criminal del estamento político-económico que nos gobierna desde el año 1945.  ¿Hasta cuando?

Jaume Farrerons
La Marca Hispànica
9 de diciembre de 2010

AVISO LEGAL

http://nacional-revolucionario.blogspot.com.es/2013/11/aviso-legal-20-xi-2013.html
 

21 comentarios:

Jackobs dijo...

q me dices de la operación T4? o de la operación Reinhard? mira este video http://www.youtube.com/watch?v=-NpF3jGmKOM
A tenor del resto de tu entrada, debo decir q un crimen debería tener en teoría siempre la misma clasificación moral-penal, por bien q hoy en día a unos se les llame crímenes contra la humanidad y a los otros crímenes por la humanidad.

Rodolfo Plata dijo...

Prestarse a la farsa del holocausto, garantiza impunidad a los criminales y genocidas seriales. Luchemos porque se ejercite el juicio penal contra los responsables del saqueo, secuestro, sometimiento y exterminio de los pueblos de los países del Este de Europa después de la SGM. La ley que criminaliza a los revisionistas que niegan el holocausto, sin criminalizar a los bolcheviques judíos, debe de se abrogada porque carece de equidad. LIBERTAD A PEDRO VARELA. DAVID DUKE: EL EJÉRCITO ROJO. http://www.youtube.com/watch?v=My2o5VXxBIw&feature

Jaume Farrerons dijo...

En ello estamos. Que se haga justicia.

Anónimo dijo...

Jackobs, el tstimonio de franz suchomel en esa serie de videos es hilarante. Dice que las mujers cagaban mierdas de 6 capas cuando escuchaban el encendido del motor de los camiones de gaseamiento, que 20.000 deportados esperaron 48 horas en una vía muerta de Treblinka esperando a las cámaras de gas vigilados por dos guardias, en fin, este señor merece un Oscar a la mejor interpretación para que no te torturen y te vuelvan a meter en el trullo. Las cosas como son.

Romina dijo...

CINCO LÍNEAS SOBRE LOS 6 MILLONES:

- Roosevelt nunca habló de eso.

- Su sucesor, Harry Truman, tampoco.

- Churchill -tan prolífico- se mantuvo mudo.

- Stalin también. ¿Encubriría a los nazis?

- El Papa Pío XII ha sido muy criticado porque no mencionó lo de los 6 millones.

La cifra surgió misteriosamente y una propaganda masiva se ha encargado de convertirla en dogma. Y en que se castigue como delito penal al que no lo crea.

Se puede dudar, negar o atacar a Cristo, a la Virgen, a San Pedro y San Pablo, y se justifica como libertad de pensamiento.

Pero sobre los 6 millones el pensamiento deja de ser libre.

ENSPO dijo...

Las cifras oficiales actuales oscilan entre los 4,5 millones y los 5,1 millones. Si restamos una parte de los que corresponden por la rebaja del campo de Auschwitz tras la caída del Muro de Berlín, tenemos algo así como unos 2,5 a 3 millones.

Romina dijo...

ENSPO:

No sabes lo que dices. ¿En qué fuentes te basaste para lanzar esas cifras? Te recomiendo que leas:

1) "EL HOLOCAUSTO BAJO LA LUPA" de Jürgen Graf.

2) "LAS VICTORIAS DEL REVISIONISMO" de Robert Faurisson.

¿No me dirás que Graf y Faurisson también son nazis como Bochaca, Varela o Aynat, verdad?

ENSPO dijo...

¿No sé lo que digo? ¿Usted tiene alguna idea de en qué consiste la contrastación de fuentes? ¿Le parece que Ernst Nolte no es una fuente autorizada? ¿Cree que una tesis se demuestra simplemente citando los libros que la apoyan? EXISTEN OTROS LIBROS, SI USTED PRETENDE ESTUDIAR UN TEMA DEBE LEERSE NO SÓLO LOS LIBROS QUE APOYAN LA TESIS A, SINO LOS QUE APOYAN LA CONTRARIA. En eso consiste la ciencia, señora Romina. Pero veo que usted es incapaz de debatir sin mantener un respeto mínimo por el interlocutor. En consecuencia, no perderé ya mi tiempo respondiéndole. Saludos cordiales.

Romina dijo...

¿"Le parece que Ernst Nolte no es una fuente autorizada"? Por supuesto que Ernst Nolte no es una fuente autorizada, ya que él aprueba la farsa de las "Cámaras de Gas" y de la "Solución Final". Ahí pierde Nolte TODA su objetividad.

"Historiadores como el alemán Ernst Nolte son, en cierto modo, aún más peligrosos que los negacionistas. Nolte es un antisemita de primer orden, que intenta rehabilitar a Hitler diciendo que no fue peor que Stalin; pero tiene cuidado de no negar el Holocausto. Los negadores del Holocausto hacen la vida de Nolte más cómoda. Con su argumentación radical lo ponen a él ligeramente más cerca del centro. Por lo tanto, hacen parecer a Nolte menos radical y menos peligroso." (Deborah Lipstadt, "historiadora" hebrea)

ENSPO dijo...

Con esto usted sólo demuestra una cosa: que el sistema considera más peligroso a Nolte que a los negacionistas. Nolte estaría mintiendo, ¿en beneficio de quién? Nolte, simplemente, defiende la verdad, y está claro que quien eso hace se queda solo. Porque hay que elegir entre bandos y visiones en blanco y negro donde las conclusiones ya han sido adoptadas desde el principio en nombre de intereses políticos. Da igual que esos intereses sean fascistas o antifascistas. Yo no estoy en ese juego, ni lo estaré nunca. MI OPCIÓN POLÍTICA ES LA VERDAD POR LA VERDAD. Saludos cordiales.

Romina dijo...

Que el sistema considera más peligroso a Nolte que a los negacionistas, no invalida el HECHO de que Nolte sí reconoce los mitos de las "Cámaras de gas", la "Solución Final" y el "Diario" de Anne Frank. Ahí radica la subjetividad de Nolte, contrariamente a David Irving que COMPROBÓ la falsedad del diario de Hitler y la escritura con bolígrafo en el diario de Anne Frank.

La valentía por LA BÚSQUEDA DE LA VERDAD de David Irving hizo que varios hebreos como Deborah Lipstadt, le arruinaran económicamente, a pesar de que el juez no haya podido rebatir ninguno de los documentos presentados por Irving.

ENSPO dijo...

O sea que David Irving comprobó la falsedad del diario de Hitler y eso es "lo contrario" que aceptar la existencia del Holocausto. Pero, ¿cómo razona usted?

Que Nolte sea considerado más peligroso que los negacionistas no demuesrra ni refuta nada sobre los hechos en sí, sólo indica que el sistema tiene argumentos y pruebas suficientes contra las teorías negacionistas, pero no las tiene contra teorías serias que demuelen "la ideología del Holocausto", o sea, las exageraciones que entorno al genocidio judío se han construido con fines políticos minimizando los crímenes de los vencedores.

Le recuerdo que David Irving cifra en 2,5 millones las víctimas judías del Holocausto. Su cálculo coincide con el mío. Y le recuerdo también que Nolte defiende el derecho de los autores revisionistas, aunque no comparta, como tampoco las comparte Irving, las teorías negacionistas.

En suma, quien demuestra estar muy poco informada es usted al apelar a Irving. Primero lea lo que dice y cuáles son sus cálculos sobre las cifras de víctimas. Irving no niega el genocidio judío, sino su exageración propagandística. En cuanto a las cámaras de gas, incluso los autores exterminacionistas como Goldhagen aceptan ya que su eficacia y su papel en el genocidio han sido muy exageradas sin ningún fundamento, y esto lo hemos dicho y repetido aquí mil veces.

Infórmese, por favor, antes de andar por el mundo acusando a la gente de ignorantes. Saludos cordiales.

ENSPO dijo...

David Irving: "no soy negacionista del Holocausto".

http://blogs.periodistadigital.com/infordeus.php/2007/01/26/el_historiador_david_irving_sale_de_la_c

Irving cifra las víctimas entre los 2 y 3 millones. Coincido con él en los cálculos después de 8 años de estudiar el tema. Todos los libros que cita usted están en mi biblioteca, los he leído decenas de veces. Pero no concuerdo con las conclusiones porque los nazis no mataban a los judíos necesariamente con gas, usaban cosas tan "sencillas" como un arma de fuego.

Saludos cordiales.

ENSPO dijo...


Reproduzco sus propias palabras: "La valentía por LA BÚSQUEDA DE LA VERDAD de David Irving hizo que varios hebreos como Deborah Lipstadt, le arruinaran económicamente, a pesar de que el juez no haya podido rebatir ninguno de los documentos presentados por Irving."

Sin embargo, aquí se ha pillado usted los dedos. Vea.

David Irving: "No hay duda de que los nazis mataron a 2 o 3 millones de judíos".

http://www.20minutos.es/noticia/322305/0/nazis/mataron/judios/

¿Quién es aquí el que no se entera de nada? Usted reivindica a Irving frente a Nolte. Pero el cálculo de víctimas que yo he hecho coincide... !con el de Irving! La felicito por estar tan bien informada, señora Romina.

Saludos cordiales.

Romina dijo...

ENSPO:

Está claro para mí que el Irving en el que usted se basa, ya no es el mismo. ¿Acaso no pueden los historiadores cambiar de parecer? Efectivamente, David Irving cambió y usted, ENSPO, parece que no leyó sus últimas publicaciones. Le recomiendo que lea el siguiente libro:

"PRUEBAS CONTRA EL HOLOCAUSTO" de David Irving. 2ª edición, 2008. Ojeda Ediciones.

Fíjese unas líneas del mismo:

“Me resulto muy anormal no hallar ningún documento que relacionara a Adolf Hitler con malos tratos a los judíos. En cambio, si encontré varios documentos de Adolf Hitler destinados a proteger a los judíos (de la ira o iniciativas particulares).”

“Si no había cámaras de gas en Auschwitz, ¿de dónde viene esa leyenda? Y digo leyenda y no mentira, pues ahora millones de personas en todo el mundo lo creen como una religión. Yo antes también era un buen creyente. Y si no había cámaras de gas, ¿dónde están los seis millones de judíos desaparecidos?”

“El jefe de propaganda inglesa envía un mensaje a Churchill en el que desaconseja firmar esa acusación: “He descubierto que se trata de una mentira que puede poner en peligro nuestra propaganda”. Pocos meses después dice: “No sé cuánto tiempo más podremos mantener que los alemanes están matando judíos en cámaras de gas. Es una mentira grotesca”
. (David Irving, en la contratapa del libro "PRUEBAS CONTRA EL HOLOCAUSTO"?

Más sobre David Irving. Irving en España:

http://www.vho.org/aaargh/espa/Irvingenespana.html

ENSPO dijo...

Hete aquí lo que escribí en mi primer post de respuesta:

"Las cifras oficiales actuales oscilan entre los 4,5 millones y los 5,1 millones. Si restamos una parte de los que corresponden por la rebaja del campo de Auschwitz tras la caída del Muro de Berlín, tenemos algo así como unos 2,5 a 3 millones."

Como ve, los cálculos que usted descalificó diciendo que "NO SABES LO QUE DICES" coinciden con los de Irving. Repito: es usted quien no sabe lo que dice. Invoca a Irving para refutarme pero resulta que Irving coincide con mi postura, no con la suya.

Saludos cordiales.

ENSPO dijo...

Sobre las cámaras de gas ya le he contestado. Y la última cita suya no cambia nada. Irving cuestiona los seis millones, una cifra que ni siquiera acepta Hilberg. Irving habla de 2-3 millones, por mi parte he propuesto 2,5 a 3 millones. Usted tiene a un Irving que le interesa y a otro que no le interesa. Pero Irving dice lo que dicé.

ENSPO dijo...

El libro de Irving del que usted habla ES ANTERIOR A SUS DECLARACIONES sobre el Holocausto en las que rechaza ser negacionista. Vea que es una SEGUNDA edición. Estoy intentando localizar la fecha de la primera edición, pero Irving hizo sus declaraciones en diciembre de 2007. En suma, que no RECTIFICA nada. Su argumento es un error o, peor, un fraude malintencionado.

Romina dijo...

¿Cómo puede ser que el libro de Irving diga una cosa totalmente diferente a una de sus conferencias públicas?

Tengamos en cuenta que la conferencia tuvo lugar en la Librería Europa, con solo 15 personas del público y bajo la celosa presión de los Mossos d'Esquadra, los idiotas útiles de la Sinagoga de Satanás. Es obvio que Irving no pudo explayarse cómodamente Y CON TOTAL LIBERTAD.

No me sorprende que Irving haya dicho semejante comentario. ¿Por qué? Porque en los juicios que fallaron en su contra, a Irving LE OBLIGARON A RECONOCER EL HOLOCAUSTO.

¿Por qué a un historiador que expresa sus ideas se le esposa como a un criminal? Ver la foto:

http://www.fpp.co.uk/Austria/arrest_2005/images/210206_mKresbach_Handschell.jpg

¿Por qué el profesor Robert Faurisson recibió una brutal paliza y, además se le roció con ácido? Ver la foto:

http://cdn.darkmoon.me/uploads/coups_et_blessures_robert_faurisson_betar_tagar1.jpg

¿Por qué las "blancas palomitas" hebreas no quieren que la Escuela Revisionista avance en sus investigaciones?

Lista de las víctimas del ZOG:

http://es.metapedia.org/wiki/Lista_de_las_v%C3%ADctimas_del_ZOG

ENSPO dijo...

Pues entonces, lo que debe hacer Irving, antes de proclamar en público, y de mala fe, una MENTIRA, es callarse. Desde el momento en que dice hoy una cosa y mañana otra sólo por cuestiones judiciales -nadie le obligaba a hablar en la Librería Europa- su testimonio ya no resulta fiable.

ENSPO dijo...

Yo he modificado mi opinión en función del desarrollo de mis estudios, pero nunca, jamás, he dicho algo en lo que no crea, es decir, no he mentido conscientemente sobre algo X pudiendo, antes, omitir toda declaración al respecto. El cálculo de 2,5 a 3 millones de víctimas judías es algo en lo que creo sinceramente en base a los datos de que dispongo. Hace diez años creía en la cifra de 4 a 4,5 millones de víctimas, que es la oficial mínima. La considero, actualmente, insostenible, tan insostenible como la de los 6 millones. Saludos cordiales desde el infierno.