en memoria de los 800.000 soldados alemanes prisioneros exterminados por los aliados occidentales

sábado, agosto 31, 2013

La palabra del presidente americano ya no vale una mierda

De repente, el mestizo universal ha quedado en evidencia.














No soy, como otros, simpatizante de Putin, ni me merece demasiado respeto el tipo de régimen autoritario que impera en Rusia, pero una cosa hay que reconocerle al déspota: en estos momentos la oligarquía sionista no controla Moscú y ello le permite a la gran nación rusa desarrollar una política soberana en interés propio. Quiero decir: no en interés de Israel, que es como terminan postradas todas las llamadas "democracias liberales" capitalistas, sino en interés del Estado nacional, en este caso ruso.  

Esto puede parecer poco para los que no somos rusos, claro, pero es mucho en las circunstancias actuales y un ejemplo que todas las naciones del mundo deben imitar.

Rusia, China, Irán, Venezuela, Siria, Cuba y otros países son, así las cosas, auténticos Estados. España o Alemania, por poner dos ejemplos bien distintos, no lo son. Y quizá Alemania menos todavía que el patético "Reino de España" actual. Los alemanes son un pueblo explotado y oprimido en proceso de extinción demográfica.

Por un camino u otro, las naciones deben recuperar su soberanía, y si la defensa de los intereses nacionales resulta imposible en esta pseudo democracia fagocitada por el poder apátrida del dinero, bienvenido sea, siempre que labore realmente al servicio de la nación, el autoritarismo. Porque un Estado autoritario, siendo un verdadero Estado, siempre podrá democratizarse, pero un pseudo Estado como el nuestro en Europa nunca será democrático porque para empezar no es nacional, sino oligárquico, es decir, depende de un poder exterior inaccesible para los ciudadanos.

En dicho sombrío pero necesario contexto autoritario de excepción, que en su momento fue el del fascismo, Putin ha podido decir la verdad o, como poco, parte de la verdad.

Gran victoria moral de Putin.
Aquello que define a los libres es precisamente que no están forzados a mentir por cobardía. Y esto, que vale para las personas, los grupos o las instituciones, vale también para las naciones, encarnadas por sus Estados. La Rusia soberana, precisamente porque lo es, puede ayudar a causas justas contrapesando la balanza del poder. Puede, verbi gratia, contribuir a que Siria siga siendo un país independiente; y puede, cuando la oligarquía organiza sus criminales campañas mediáticas, romper una lanza en favor de la verdad e impedir que se perpetre impunemente la fechoría.

Esto es exactamente lo que ha hecho Putin y, hasta aquí, hay que reconocérselo. El pueblo sirio debe estar inmensamente agradecido al Estado ruso, porque el ataque oligárquico contra Siria habría tenido consecuencias devastadoras para la gente común que ya sufre lo indecible a causa de una guerra provocada por los mercenarios oligárquicos de Al-Qaeda y otras bandas de asesinos a sueldo denominadas "rebeldes". La simple información veraz, la lógica crítica en boca de un estadista soberano, ha bastado para poner en evidencia los perversos planes de Israel y el lobby judío estadounidense.

"Al Assad es un asesino."
(John Kerry)

Putin, subrayémoslo, no ha hecho grandes revelaciones, sino que se ha limitado a recurrir a la racionalidad más elemental. De hecho, sus declaraciones no añaden casi nada a lo que nosotros, desde este humilde blog, hemos dicho ya. Pero los argumentos de Putin son apabullantes precisamente por este motivo, porque ponen en evidencia la fragilidad y bochornosa chapucería de las imposturas con que los oligarcas occidentales pretendían justificar una nueva guerra. Y aspiraban a hacerlo, una vez más, como han hecho siempre, mediante la mentira y la manipulación mediático-informativa descarada.

Responsabilidades penales por un crimen de guerra

Los razonamientos de Putin son los siguientes:

1/ si los norteamericanos tienen pruebas de que el ataque químico fue obra de Damasco, que aporten esas piezas de convicción ante las Naciones Unidas; y aplíquese la ley. Las excusas de Obama, según las cuales Washington dispone de todas las evidencias necesarias pero no puede mostrarlas debido a su carácter secreto, atentan contra la inteligencia y la decencia del mundo. Con semejante expediente, Estados Unidos e Israel podrían, en efecto, justificar cualquier agresión arbitraria. Obama hace el ridículo al creer que, después del fraude de las armas de destrucción masiva iraquíes, la palabra de un presidente estadounidense vale más que una mierda.

2/ es absurdo e incoherente que el gobierno sirio haya utilizado armas químicas cuando tiene la guerra ganada y no necesita, precisamente, ponerles en bandeja a sus enemigos una justificación para la intervención extranjera contraria a Damasco;

3/ roza lo delirante que Siria haya esperado a que los inspectores de la ONU pisaran el terreno para que, al parecer, tuvieran más a mano las evidencias de una vulneración de la legalidad internacional y el casus belli humanitario tan deseado por los "rebeldes";

4/ los únicos beneficiarios del delito son los terroristas de Al-Qaeda.

Hasta aquí Putin. Pero si Putin tiene razón, y parece que la tiene, se abren muchos interrogantes sobre la responsabilidad de las potencias occidentales y sus aliados en este crimen de guerra.

Estamos en manos de una chusma dispuesta a todo con tal de mantener su supremacía.
(Juan Manuel de Prada)

Pues es evidente que si la autoría no corresponde a Damasco, corresponde entonces, de forma ineluctable, a los mercenarios. Ahora bien, ¿de dónde han sacado estos canallas el armamento químico necesario? En la región, Israel también dispone de artilugios bélicos ilegales. La forma en que tales armas prohibidas hayan llegado a Al-Qaeda (seguramente a través de Arabia Saudí) no exime a Netanyahu y Obama de su culpabilidad criminal.

¿Quién pagará por esto?
Los verdaderos asesinos están, consecuentemente, en Washington y Tel Aviv.

¿Por qué Putin no ha llegado más lejos? La respuesta: Rusia comparte intereses con el antifascismo. Los genocidios impunes del comunismo, convalidados por occidente, atan las manos del Estado ruso mientras éste no ajuste cuentas con su pasado. Rusia sólo podrá ser totalmente libre cuando, como Irán, esté en condiciones de negar el Holocausto.  

A continuación reproducimos íntegro un artículo del escritor católico Juan Manuel de Prada publicado nada menos que por ABC. Lo que vale para el Maine, el 11-S o Perl Harbour, vale también para la Shoah.

Jaume Farrerons
La Marca Hispànica
31 de agosto de 2013

DOCUMENTOS ANEXOS

CHUSMA

Juan Manuel de Prada

La intervención en Siria es un subterfugio para desestabilizar aún más la zona y justificar una ofensiva contra Irán
 
EMPECEMOS por aclarar que en Siria no hay ninguna guerra civil. Los llamados «rebeldes sirios» no reclaman reformas ni acaudillan ninguna «revolución popular». Los llamados «rebeldes sirios» no son sino mercenarios y terroristas reclutados en los parajes más variopintos del atlas, financiados desde Qatar o Arabia Saudita y con frecuencia adiestrados por los propios Estados Unidos, que les llevan prestando apoyo logístico –al igual que Israel– desde que comenzara el conflicto. Enfrente de ellos se halla un régimen de corte dictatorial que, al igual que ocurría con Sadam Husein en Irak o con Gadafi en Libia, se distingue por ejercer la tolerancia con las comunidades cristianas y por defender los barrios en los que se asientan de los sanguinarios ataques de los «rebeldes», que no pierden ocasión de cometer las atrocidades más espeluznantes contra los cristianos. Si esta chusma no hubiese recibido incesantes refuerzos, financiación y suministros de armas desde el exterior, la guerra en Siria habría sido atajada hace tiempo.
Como los Estados Unidos no pueden proclamar sin ambages que apoyan el terrorismo en Siria justifican ahora su ataque alegando que el régimen de Assad ha utilizado armas químicas. ¿Quién puede tragarse semejante superchería? El ataque con armas químicas ocurrió en Guta, el suburbio oriental de Damasco, donde Assad mantiene reñida disputa contra los terroristas financiados desde el exterior. Resulta muy difícilmente concebible que se empleen armas químicas allá donde se mantienen concentradas tropas; y resulta directamente rocambolesco que, además, se empleen mientras los inspectores de armas de la ONU se hallan en el país. Las armas químicas, evidentemente, han sido empleadas por la chusma a la que apoya Estados Unidos. Y el intento de justificar tan burdamente la intervención se incorpora así al repertorio de engañifas fabricadas por los Estados Unidos en su afán imperialista, iniciado con la voladura del Maine.
La intervención en Siria fue diseñada hace mucho tiempo, a modo de prólogo al ataque a Irán, que es la pieza que en última instancia se pretende abatir. Las razones que se alegaban para justificarla eran, sin embargo, tan inconsistentes y la calaña de la chusma que combate a Assad tan repugnante que tal intervención se había tenido que aplazar. Pero el peligro de colapso inminente del dólar ha exigido urdir ahora esta engañifa tan burda. Por aceptar euros a cambio de petróleo fue derrocado Sadam Husein; por pretender crear una divisa africana fundada en el patrón oro –el dinar– fue liquidado Gadafi; por pretender desligar las ventas de su petróleo del dólar, Irán se ha convertido en la bicha de los americanos. El problema de fondo es que el dólar, la moneda de reserva mundial desde Bretton-Woods, está cada vez más desprestigiada; con una deuda pública mayor que todos los países de la Unión Europea juntos, cada dólar que imprime Estados Unidos es, a estas alturas, papel mojado. El colapso del dólar sólo se podrá dilatar mientras se mantenga como divisa de las transacciones internacionales de petróleo; en cuanto un grupo de países empezase a comerciar en otra divisa, Estados Unidos iría a la bancarrota. La intervención en Siria es tan sólo un subterfugio para desestabilizar aún más la zona y justificar una ofensiva contra Irán.
«Otra vez millares de víctimas serán sacrificadas sobre el altar de una imaginaria democracia», acaba de denunciar paladinamente el Patriarcado de Moscú. Estamos en manos de una chusma dispuesta a todo con tal de mantener su supremacía.

 
http://www.infobae.com/2013/08/30/1505382-eeuu-presento-pruebas-siria-y-se-prepara-una-accion-militar-limitada
 
30-08-2013

EEUU presentó pruebas sobre Siria
El funcionario de Obama presenta el informe sobre el uso de armas químicas en Damasco elaborado por los servicios de inteligencia. "Tenemos pruebas contundentes", afirmó. "Al Assad es un asesino"

John Kerry no fue explícito pero sí dejó en claro que todos los resortes del gobierno de los EEUU están preparados para la acción militar. Repitió en varias ocasiones que tiene "confianza" en el informe de inteligencia que prueba el uso de armas químicas por parte del régimen de Al Assad y dijo que si bien no puede dar información clasificada, conocen detalles "perturbadores" del ataque en Damasco.

Además, advirtió que el mandato de los expertos de la ONU no es saber quién atacó al pueblo sirio (el régimen o los rebeldes) sino probar que existió tal ataque. Así, con el sabido obstruccionismo de Rusia en el Consejo de Seguridad, el funcionario repasó la lista de aliados para dejar en claro que no estarán solos a la hora de la acción militar.

"Hace un siglo que unimos nuestros esfuerzos para marcar la línea roja. Tenemos que trabajar para eliminar las armas químicas", apuntó. "Obama va a asegurarse de que EEUU se haga cargo de sus responsabilidades y de asegurar la paz. La historia ha probado que no podemos desviar la vista y tenemos un presidente que hace lo que dice que va a hacer", expresó Kerry.

El funcionario, sin embargo, hizo hincapié en que el escenario es bien distinto al de Irak y Afganistán: "No involucrará al Ejército en el terreno y no va a tener la responsabilidad de una guerra civil. Tendrá ciertos límites para evitar que las armas químicas se usen".

Para llevar tranquilidad al pueblo estadounidense, aclaró que sólo el diálogo político podrá solucionar la situación en Siria."Estamos comprometidos con tener un proceso diplomático. No hay una solución militar, esto debe hacerse en la mesa. Esto es lo que sabemos. Esas armas nunca se deben volver a usar contra un pueblo vulnerable".

Según los datos presentados por el funcionario de los EEUU, el ataque con armas químicas mató a 1.429 personas en Damasco: "Al Assad es un asesino".

“Nuestra comunidad de inteligencia ha visto con mucho cuidado y lo ha hecho recordando lo sucedido en Irak. Sabemos que durante tres días antes del ataque, el personal de armas químicas estaba allí haciendo preparaciones. Usando máscaras de gas y tomando precauciones. Fueron instrucciones específicas. Sabemos a qué hora se lanzaron los cohetes y dónde aterrizaron: hacia zonas controladas por la oposición”, reveló.

Kerry detalló parte de la información con la que cuenta EEUU y en la que, según dijo, tiene plena confianza: “Noventa minutos más tarde, hubo reportes de víctimas con problemas para respirar, espasmos y muertes. Se trataba de sirios que estaban reportando estos horrores. No había heridas de disparos ni cortes y las camillas se mostraban sin sangre".

“Vimos a los niños que estaban acostados en los pisos de los hospitales, muertos. Hay por lo menos 1.400 muertes de personas que, para ayudar a los niños, se convirtieron ellas mismas en víctimas. Esto es lo que Al Assad hizo contra su propio pueblo". 

Explicó que llamó personalmente el canciller de Siria y le dijo que si su país no tenía nada que esconder, que dejara entrar a la ONU para ver qué pasó. "En lugar de eso, dispararon hacia los vecindarios para eliminar toda evidencia. Y cuando los inspectores por fin tuvieron acceso, fue restringido”, explicó.

El funcionario explicó que "muchos amigos" están preparados para "responder al crimen". Kerry habló de la Liga Árabe, de Turquía, de Francia, de Australia.

"EEUU cree en la ONU y tenemos respeto por los valientes inspectores. Pero como el mismo secretario general de la organización dijo, no dirán quién las usó. La ONU, por su mandato, no nos puede decir nada. Y Rusia garantizó su obstruccionismo".

Ahora, habrá que esperar el informe de los inspectores de la ONU y el pronunciamiento del propio presidente Barack Obama para saber si se concretará una acción militar. Mientras, las negociaciones con los aliados se basan en el cuándo, cómo y por cuánto tiempo se llevará a cabo.

 

viernes, agosto 30, 2013

¿Gaseó Israel al pueblo sirio?




































Israel, un Estado estructuralmente criminal y de extrema derecha, ha gaseado al pueblo sirio.

El verdadero responsable último del crimen de Damasco tiene un nombre: Benjamin Netanyahu. Su cómplice, Barack Obama, el "mestizo universal" que opera como lacayo del "pueblo elegido", es sólo un testaferro de Sión que obedecerá al lobby -la secta- sin atender a razones, pruebas o fundamentos de ningún tipo.

Israel fue el principal beneficiario del atentado del 11-S a las Torres Gemelas. Gracias al espectacular efecto mediático y propagandístico de las imágenes, la política de erección de la Eretz Israel pasó de la fase sionista a la propiamente
mesiánica

Todos y cada uno de los acontecimientos acaecidos desde entonces en Oriente Medio apuntan en la misma dirección. No se trata jamás de debilitar al "integrismo islámico", como preténdese con el falaz discurso de la "guerra contra el terror", sino más bien de neutralizar de antemano los posibles obstáculos de Tel Aviv en la realización de su proyecto racista y supremacista de dominación universal.

Y ese proyecto pasa necesariamente por la Eretz Israel del Éufrates al Nilo y con capital en Jerusalén.

Evidentemente, no pretendemos que agentes del Mossad estrellaran los aviones contra los simbólicos edificios neoyorkinos. Creemos que fue un grupo de mercenarios integristas oriundos de Arabia Saudí (quienes, por otro lado, seguramente ni siquiera sabían para quién trabajaban en realidad) el que ofendió el corazón infantil de las masas yanquees con oportuna destreza.

Se acusó a Osama bin Laden del crimen y posteriormente, ejecutado en una acción totalmente incompatible con cualquier noción democrática de justicia, desapareció su supuesto cadáver en condiciones de sospechosa alegalidad forense.

Las contradicciones en la versión oficial del atentado del 11-S son tan apabullantes que han dado lugar a una ingente literatura crítica. No vamos a entrar aquí en los detalles del asunto. Sin embargo, aquello que nadie discutirá es que el 11-S dio alas a una determinada política occidental que incluye la "agresión humanitaria" a naciones cuya relación con el 11-S o el integrismo islámico de Al-Qaeda es y ha sido siempre completamente nula.

Fue el caso del Iraq de Saddam Hussein, un régimen que molestaba únicamente a Israel, pero que nada había tenido que ver con los hechos del WTC. La excusa que se utilizó para la invasión fue la existencia de armas de destrucción masiva, información que a posteriori se ha demostrado bochornosamente falsa. Los aliados occidentales, hoy lo sabemos ya con total certeza, inventaron un casus belli que justificara actuaciones contrarias a la legalidad internacional y que formalmente constituyen un crimen contra la paz, tipificado por el Tribunal Militar Internacional de Nüremberg, con un mínimo de 100.000 víctimas civiles iraquíes.

Iraq, Libia, Siria e Irán

Gracias a las invasiones de Iraq y la previa "liberación" de Afganistán, los aliados colocaron sus fuerzas militares a ambos lados, este y oeste, de las fronteras de Irán, el principal adversario de Israel en la zona. Posteriormente fue derrocado, gracias a una nueva intervención occidental, otro régimen nacionalista árabe, el de Gadaffi, y se ha podido comprobar que los integristas islámicos de Al-Qaeda han funcionado objetivamente en demasiados sitios como agentes provocadores y peones de esta política imperialista.

No es ningún secreto que la destrucción de Irán, Estado que niega la veracidad de la narración oficial del Holocausto y que, por ende, ridiculiza esta "religión cívica mundial" impuesta por ley bajo amenaza de encarcelamiento, explicaría coherentemente todas y cada una de las "jugadas" realizadas en los últimos años en el tablero geoestratégico internacional.

Las política estadounidense está al servicio de Israel incluso contra los intereses de las multitudes americanas y del propio Estado. ¿Puede alguien poner en duda esta ya generalizada percepción de quienes conservan todavía (y sobre todo en la red) una actitud crítica?

Obama insiste en atacar Siria sin necesidad de aportar prueba alguna de la responsabilidad del régimen de Bashar el-Assad y con todos los indicios en contra. En consecuencia, la experiencia y el simple sentido común nos indican que estamos, más que posiblemente, ante un fraude similar al de las armas de destrucción masiva iraquíes.

Las Torres Gemelas fueron atacadas para incendiar el ánimo de la opinión pública norteamericana, suspender el Estado de Derecho, apoyar con sangre y dinero de Washington la aventura mesiánica israelí y engrasar la maquinaria de negocios/poder de las industrias de guerra correspondientes, por no hablar de los intereses de la alta finanza, el lobby sionista, que se enriquece con el saqueo del planeta entero.

El caso sirio forma parte de idéntico escenario. ¿Podría ser de otra manera?

Israel acaba de gasear al pueblo sirio

La pregunta de quién es el responsable último del ataque químico a Damasco tiene la misma respuesta que la pregunta sobre el verdadero cerebro del 11-S.

Existe una responsabilidad directa de los rebeldes de Al-Qaeda que han arrojado físicamente las armas químicas sobre civiles indefensos, pero existe también una responsabilidad política -y penal- de los verdaderos promotores del exterminio.

Israel ha gaseado al pueblo sirio. Estados Unidos pretende ahora, como siempre, emprender las correspondientes operaciones humanitarias de liquidación de una nación soberana (que ése es su verdadero crimen: resistir a la secta), las cuales precederán a la destrucción de Irán como país independiente.

Cuando hablamos de los EEUU siempre asistimos a la misma historia hollywoodiense, repetida multitud de veces con pequeñas variaciones en el guión. Hay que ganar primero la batalla de la opinión pública, de la moral y del derecho para luego poder triunfar en la esfera estrictamente militar. Democracia, derechos humanos, imágenes desgarradoras de la crueldad inhumana del adversario, etc., preceden de manera inevitable a las fechorías genocidas aliadas.



Nadie con dos dedos de frente puede ya engañarse sobre lo que se cuece en Oriente Medio desde hace décadas. Israel tiene, gracias a "el Holocausto", el derecho de torturar y asesinar a placer; la ONU mirará hacia otro lado tras (en el mejor de los casos) la hipócrita, inocua y estéril "condena" de rigor. Estados Unidos, el brazo económico y militar de Israel, actuará a continuación, de forma inexorable, como "legalidad de facto" que no necesita para nada de la legitimación de los organismos internacionales y que nunca, y esto sin excepción, deja de abonar los intereses de los mismos grupos y dispositivos oligárquicos de poder.

Estados Unidos no es una nación, sino un conglomerado mestizo anacional que provee la sangre y el trabajo para la glorificación mesiánica del pueblo escogido. Tales son las consecuencias del "cristianismo" tras milenios de aculturación masiva. Los mercenarios del Gran Sanedrín Financiero Internacional ostentan todos los colores de piel, lenguas e idearios; en realidad, no tienen patria y su única idea fija es el "antifascismo". De ahí que el verdadero enemigo político real del sionismo sea el nacionalismo de los pueblos "gentiles". Tanto el presunto "pueblo de dios" cristiano o católico como la umma musulmana son ya fabricaciones judeomórficas anacionales que funcionan como ácido corrosivo de las patrias ontológicas.

Del crisol multirracial tienen que nacer, así, muchos clones de Obama. Pues en el imaginario ultranacionalista judío sólo podrán existir cuatro clases de personas: 1/ los mestizos apátridas, esclavos más o menos explícitos del pueblo elegido; 2/ los colaboradores voluntarios (sionistas cristianos, entre otros grupos abrahamánicos/noájidas); 3/ los nacionalistas judíos, la raza superior. Frente a este bloque, un enemigo: 4/ los "fascistas", que así serán calificados, no sin parte de razón, todos los opositores abiertos y desafectos al proyecto mesiánico.

Hoy es Siria, mañana puede ser cualquier país soberano que no se someta a los dictados de Sión.

Las naciones "gentiles" deben despertar del sueño religioso que las ha narcotizado durante milenios y volver a la realidad, a la verdad, es decir, a Grecia. El irracionalismo, en todas sus formas religiosas, es el veneno por donde se nos inocula "el individuo absoluto" (y su "vida eterna"), es decir, el fundamento metafísico de la traición a la patria.

De este acto puramente interno y espiritual de liberación -que niega a Yahvé, la resurrección de Cristo y la narración oficial de "el Holocausto" de un solo golpe- depende nuestra auténtica capacidad de resistencia política contra el opresor oligárquico.

Quien quiera oír, oiga.

Jaume Farrerons
31 de agosto de 2013




DOCUMENTACIÓN ANEXA

http://www.voltairenet.org/article179987.html

Según el sitio web de la revista Foreign Policy del 28 de agosto de 2013, la NSA (National Security Agency estadounidense) había interceptado las comunicaciones entre el jefe de la unidad siria de armas químicas y un alto responsable del ministerio sirio de Defensa, totalmente horrorizado este último después del ataque químico que costó la vida a 1 429 personas [1].
Esa información, ampliamente divulgada por la prensa atlantista, ayudó a consolidar la aparente convicción de los occidentales sobre la culpabilidad de Siria.
Pero la fuente de esa maniobra de intoxicación o desinformación no es estadounidense. El 27 de agosto, o sea al día siguiente de la difusión de la información sobre la supuesta comunicación interna siria, el canal de televisión Jewish News One anunció que la intercepción había sido realizada en realidad por Tsahal, o sea por las fuerzas armadas de Israel (IDF, según sus siglas en inglés) [2].
Antes del ataque químico, una fuente militar siria ya había alertado sobre la presencia de oficiales israelíes en Duma, la zona controlada por la Brigada del Islam de donde fueron lanzados los dos obuses que contenían sustancias químicas, que no necesariamente fueron gases de combate.
La posterior agitación y aspavientos de los occidentales fue obra de varios personajes estrechamente vinculados a Israel, azuzados además por el ministro francés de Relaciones Exteriores Laurent Fabius.

[1] «Exclusive: US Spies say intercepted calls prove Syria army used nerve gas», Foreign Policy, 28 de agosto de 2013.

[2] «Tsahal indique que [le] gouvernement syrien est responsable», Jewish News One, 27 de agosto de 2013.

http://www.voltairenet.org/article179988.html

El secretario estadounidense de Defensa Chuck Hagel, el secretario de Estado John Kerry, la consejera de Seguridad Nacional Susan Rice y el director nacional de Inteligencia James Clapper se reunieron a puertas cerradas con varios líderes del Congreso el jueves 29 de agosto de 2013.
Según el representante Elliot Engel, quien preside la minoría demócrata en la Comisión de Relaciones Exteriores, la administración Obama confirmó la intercepción de una comunicación interna del gobierno sirio que probaría la responsabilidad de este en los ataques químicos del 21 de agosto, como había revelado la revista Foreign Policy.
Sin embargo, las mencionadas «intercepciones» son en realidad de origen israelí [1].
Elliot Engel es un militante sionista. Miembro del US Committee for a Free Lebanon, que organizó la «Revolución del Cedro» [2], Engel redactó en 2002 la Syria Accountability and Lebanese Sovereignty Restoration Act (En español, Ley sobre las cuentas que Siria tiene que rendir y sobre el restablecimiento de la soberanía libanesa) que autoriza al presidente de Estados Unidos a entrar en guerra con Siria sin tener que acudir al Congreso. Ese texto, adoptado por el Congreso estadounidense y firmado por el entonces presidente George W. Bush aún se mantiene en vigor.



martes, agosto 27, 2013

Inminente ataque militar oligárquico contra Siria




EL ENSOBERBECIDO HUMANISMO HABITUAL -COMPATIBLE CON HIROSHIMA Y NAGASAKI- AMENAZA DE NUEVO

Los criminales estadounidenses enarbolan el estandarte de los derechos humanos para favorecer la agenda expansionista de Tel Aviv

ESTADOS UNIDOS, EL ÚNICO PAÍS DEL MUNDO QUE HA ARROJADO BOMBAS ATÓMICAS SOBRE CIVILES, PRETENDE AHORA JUSTIFICAR LA AGRESION A UNA NACIÓN SOBERANA ESCUDÁNDOSE EN ATENTADOS DE FALSA BANDERA CON ARMAMENTO QUÍMICO PERPETRADOS POR SUS PROPIOS MERCENARIOS.

El fraude de las "armas de destrucción masiva" iraquíes va a repetirse porque, como dicen los mormones, "Dios funsiona".

Además, el público tiene mala memoria y el lavado de cerebro antifascista no ha dejado de rendir, pese a las evidencias, copiosos réditos simbólicos.

Basándose, como siempre, en obscenas escenificaciones mediáticas (supuesta utilización de gas por parte de Damasco, no demostrada) y apelando propagandísticamente a los "derechos humanos", la "democracia" y demás ídolos ideológicos de la oligarquía financiera, Israel parece que conseguirá por fin el anhelado ataque de "los aliados" a Siria, acción militar que debe preparar el aislamiento y destrucción de Hezbollah en Líbano y la ulterior ofensiva contra Irán.

La eterna coartada: que "el Holocausto" no vuelva a repetirse. Para evitar semejante "peligro" delirante, Oriente Medio habría de ponerse de rodillas ante los israelíes.

Palestina, Líbano, Afganistán, Iraq y Libia han precedido ya a Siria, como víctimas, en este proyecto racista, supremacista, imperialista, colonialista y genocida de erigir el Eretz Israel bíblico para disfrute del "pueblo elegido" (=la "raza superior"). Casi todos los medios de comunicación occidentales, controlados por los sionistas, muéstranse dóciles, cual abyectas rameras, a las órdenes de los nacionalistas judíos de extrema derecha.



Los  "rebeldes sirios" no son más que terroristas de Al-Qaeda, es decir, agentes provocadores financiados por Arabia Saudí (un fiel aliado de Estados Unidos en la zona) para justificar las intervenciones militares imperialistas. Los objetivos resultan siempre, casualmente, regímenes nacionalistas árabes y nunca La Meca, epicentro del integrismo islámico.

Así las cosas, las víctimas civiles sirias son y serán responsabilidad única de EEUU/Israel y de sus obsequiosos lacayos hemisféricos.

Los ciudadanos europeos no han de dejarse manipular por las terminales oligárquicas de adoctrinamiento informativo. El pueblo trabajador occidental, que también sufre las fechorías de Wall Street, debe salir a la calle para mostrar su indignación contra este nuevo "crimen contra la paz" de los presuntos defensores del "humanismo".

La verdad libera. "Derechos humanos"=Hiroshima.

!!!NO A LA GUERRA!!!

SIONISTAS ASESINOS - ANTIFASCISTAS CÓMPLICES.  



DOCUMENTACIÓN ANEXA

Los expertos coinciden en que las imágenes son las de un ataque químico


 La agresión coincide con la visita de los inspectores de armas químicas de la ONU
    “Es extraño que el ataque se produjera a 15 minutos en coche de donde se alojan los inspectores de armas químicas de Naciones Unidas [que llegaron el domingo al país]”, señala Dina Esfandiary, especialista en el arsenal químico sirio del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS) de Londres. “Es un momento muy extraño”, coincide el analista sueco Aron Lund. El cuándo y el dónde del ataque con armas químicas contra la población civil del barrio de Duma en Damasco, que según los rebeldes sirios ha causado 1.300 muertes, resulta desconcertante para los expertos. Y este desconcierto contribuye a alimentar la duda acerca de si el régimen de Bachar el Asad ha usado armas químicas contra su población o no.

 Según los rebeldes sirios, el ataque causó ayer 1.300 muertes
 

Una duda en absoluto baladí. Esa fue, precisamente, la línea roja establecida por el presidente de EE UU, Barack Obama, cuando el 20 de agosto de 2012 afirmó que “el uso de todo tipo de armas químicas” supondría el punto de no retorno para El Asad. No obstante, la línea roja que Washington se autoimpuso ya fue traspasada parcialmente en dos ocasiones. La primera, el pasado 19 de marzo en el ataque contra la ciudad de Khan el Asal, en el norte del país. Tras el asalto, que causó al menos 27 muertos y 100 heridos, varios testigos relataron cómo un gas había provocado irritaciones oculares y problemas respiratorios entre la población. La segunda fue el 25 de marzo. Opositores denunciaron el uso de armamento químico por parte del Ejército cuando rodeaban una base militar en la localidad de Adra, cerca de Damasco. Murieron dos milicianos y unos 23 resultaron heridos.

La violación de la línea roja fue considerada parcial porque los ataques no fueron a gran escala. Aun así, el 13 de junio Washington subía el tono por boca del viceasesor de Seguridad Nacional, Ben Rhodes, al afirmar que “muestras fisiológicas e informes de múltiples fuentes dentro de Siria coinciden con la exposición de armas químicas, incluido el gas sarín”. Las palabras de Rhodes están en línea con la analista del IISS. Esfandiary confirma que “Siria tiene el mayor arsenal de armas químicas de Oriente Próximo”. No hay duda del potencial mortífero del arsenal sirio. Lo que sigue sobre la mesa es si ayer fue empleado, y Lund confiesa no haber visto “ninguna evidencia” de ello.

Además, Esfandiary menciona que “los síntomas [mostrados por las víctimas] no se corresponden con el uso de sarín y gas mostaza, sustancias importantes en las reservas de Damasco. Quizás haya sido una mezcla de agentes, o un potente agente para disolver manifestaciones. Ha habido envenenamiento por asfixia, pero no está claro qué se usó para causarla”.

Amy Smithson, del centro James Martin para la No Proliferación, cuestiona las pruebas aportadas por la Casa Blanca e introduce otro elemento de duda. “EE UU no ha proporcionado evidencias que descarten que los rebeldes estén detrás de los ataques de marzo”. Jean Pascal Zanders, del Instituto Europeo de Estudios de Seguridad, secunda el escepticismo de Smithson. “Prácticamente no hay detalles sobre la procedencia de las muestras” que Rhodes empleó como base para sus conclusiones, lo que hace “imposible evaluaciones independientes”.
 

EEUU: Aprobó armas químicas Irak-Irán
  


Washington, 26 agosto 2013. El gobierno de Estados Unidos aprobó hace 25 años que Saddam Hussein empleara armas químicas en la guerra de Irak contra Irán, confirmaron archivos desclasificados por la CIA.

Mientras Washington evalúa represalias contra Siria por este presunto motivo, documentos de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) indican que la Casa Blanca fue indulgente cuando el líder iraquí utilizó esos medios entre 1980 y 1988.

Según la revista Foreign Policy y otros medios digitales norteamericanos, la prioridad de la administración de Ronald Reagan en aquella época era garantizar que Irak ganara el enfrentamiento bélico a cualquier precio.

De acuerdo con las fuentes, se presume que Hussein usó armamento equipado con gases tóxicos contra el enemigo en el campo de batalla y también contra la población kurda en Irak, siempre ante los ojos de Washington.

El exoficial CIA Rick Francona afirmó que desde 1983 la agencia ya tenía pruebas sobre la utilización de armas químicas por Bagdad, pero que Irán carecía de evidencias y por eso la nación persa no pudo presentar denuncia ante la ONU.

En 1988 el gobierno de Irak ejecutó cuatro ataques con gas sarín (afecta el sistema nervioso) contra las tropas iraníes que dejaron cientos de soldados muertos, detalló Francota.

Desde la semana anterior la administración del presidente Barack Obama parece prepararse para una intervención militar a gran escala en Siria, país al cual culpa por el presunto uso de armamento ilegal en un suburbio de Damasco.


El ‘agente naranja’ aún golpea

EE UU quiere limpiar los rastros del químico tóxico que usó en la guerra de Vietnam

Los estragos siguen 50 años después
 
Nos podemos hacer una idea de las operaciones que se llevan a cabo en la zona restringida al público desde la terraza de una mansión que domina el aeropuerto de Danang. Más allá de un pequeño estanque de agua negra, se pone en marcha una excavadora que desplaza montones de tierra amarilla. Este es el lugar en el que los americanos desean sanar la tierra contaminada desde los años sesenta por el agente naranja, una de las huellas más terribles de su paso durante la guerra de Vietnam. Un herbicida que contiene las dioxinas que vertieron durante el conflicto en las zonas controladas por los comunistas y que ha causado cánceres, leucemias y malformaciones genéticas entre la población.

Los militares estadounidenses almacenaban su veneno cerca del ultramoderno aeropuerto de Danang, que se ha convertido en la tercera ciudad del país. Los responsables de mantenimiento lavaban, después del aterrizaje, los aviones que venían de verter el pesticida sobre los arrozales y las selvas en las que se escondían los vietcongs y los soldados norvietnamitas. Los residuos, después de la limpieza, acababan infiltrándose en el suelo, en el estanque, en la tierra de alrededor. Danang es solo una de las numerosas zonas afectadas por el agente naranja, llamado así porque se guardaba en unos barriles marcados por una banda de este color.
Fuentes vietnamitas afirman que se vertieron 80 millones de litros de este producto tóxico en un espacio de 10 años no solo sobre Vietnam, sino también en Camboya y en Laos, durante “la guerra secreta” en esos dos países. Según estas fuentes oficiales, cerca de dos millones de personas pudieron quedar afectadas en Vietnam desde 1961.Tres millones de hectáreas y 30.000 pueblos habrían sido contaminados por el agente, cuya concentración de sustancias tóxicas sería de 20 a 55 veces la dosis que se encuentra en el pesticida común.
El 9 de agosto de 2012, el embajador de Estados Unidos en Hanoi, David B. Shear, habló durante una ceremonia en Danang, con motivo de la inauguración del programa de descontaminación del aeropuerto: “Esta mañana celebramos un evento clave en la historia de la relación americano-vietnamita. ¡Limpiamos todo este desastre!”.
El veneno causó cánceres, leucemias y malformaciones entre la población. Hay todavía 5.000 afectados.
 
Un desastre, cuando menos. En Danang, son aún muchas las víctimas que, cuatro generaciones después, pagan por la aspersión del agente naranja: 5.000 personas, según cifras oficiales.
Una familia pobre vive en un cuchitril, no lejos del centro de la ciudad: la señora Nguyen Thi Thanh, de 60 años; su marido, Tran Quang Toan, de 65, y sus tres hijos. Él era soldado del Ejército survietnamita, mantenido por Washington. Después de la caída de Saigón, en 1975, su posición de simple soldado no le hizo merecer el campo de reeducación. Se fue entonces a trabajar al bosque, en el distrito de Tra My, con su joven esposa. Allí, cortando mimbre para sobrevivir, los dos se contaminaron con residuos del agente naranja. Pero no fueron ellos los que pagaron los platos rotos, sino una de sus hijas, Tran Thi Le Huyen, que hoy tiene 30 años.
Una joven de mirada perdida, que yace sobre la cama de la única habitación de una barraca de suelo de cemento, abre su boca desdentada en un grito silencioso. El agente naranja golpea al azar: los otros dos hijos, un chico de 26 años y una chica de 24, se han librado. “En 1971”, explica el padre, que se gana la vida empujando carretillas en una obra, “escuché que los americanos habían tirado productos químicos”. Sentada en la cama, la mano sobre la rodilla de su hija que rueda de un borde al otro, la madre dice dulcemente: “Los estadounidenses deberían dar una compensación a las víctimas”.
El decorado cambia, pero el destino es similar en la casa de Nguyen Van Dung, de 43 años, y de su mujer, Luu Thi Thu, de 41. El hombre trabaja desde hace años como alcantarillero cerca de las pistas del aeropuerto y del lugar en el que fueron almacenados los toneles naranjas. Su primera hija nació perfectamente normal en 1995. Al año siguiente, fue contratado en el aeropuerto. Su segunda hija llegó al mundo en 2000. Murió de leucemia a la edad de siete años. En 2006, Luu dio a luz a su tercer hijo, Twan Tu, un niño de frente desmesuradamente abombada, quejumbroso, incapaz de moverse, que da pequeños gritos, la oreja pegada al sonido de un móvil que escucha sin descanso.
 
En 2005, la justicia estadounidense concluyó que el uso de herbicidas no podía ser considerado crimen de guerra.
 Twan Tu padece una enfermedad rara, una osteogénesis imperfecta, más conocida como “la enfermedad de los huesos de cristal”. “Los médicos dicen que no le quedan más de tres meses de vida”, susurra Dung, quien añade: “Cuando se murió mi primera hija, pensé que era el azar. Pero cuando nació mi hijo así, comprendí que no era normal”.
En su despacho de Hanoi, bajo la mirada de un busto de Ho Chi Minh, el general retirado Nguyen Van Rinh, de 71 años, lidera la asociación vietnamita de víctimas del agente naranja. “Durante los años sesenta y setenta”, cuenta, “vi con mis propios ojos que los aviones y los helicópteros americanos tiraban defoliantes. Los resultados: colinas peladas, bosques destruidos”.
Vietnam ha llevado ante la justicia a las empresas norteamericanas que producen el herbicida, como Monsanto y Dow Chemical. Sin resultado. En 2005, la justicia estadounidense concluyó que el uso de herbicidas no podía ser considerado crimen de guerra, y que, además, los querellantes vietnamitas no habían establecido una relación convincente entre la exposición al agente naranja y su estado de salud.
Estados Unidos ha gastado miles de millones de dólares en compensar a sus propios soldados en contacto con el agente naranja. “Durante tres decenios”, recalca el general Van Rinh, “los americanos han negado su crimen. Ahora hacen cualquier cosa. Es un poco tarde”. Esboza una ligera sonrisa: “Pero mejor tarde que nunca”.
 
© Le Monde
 

lunes, agosto 26, 2013

¿Qué es el fascismo? Preguntas para ácratas.net



"El sionismo es fascista; resulta muy fácil definir el fascismo."
 
El sitio ácratas.net dixit. Así rebuznan los progres antifas.
 
 
!Qué ignorancia ácratas.net!

Por favor, escuchen atentamente esta entrevista y aprendan algo.

Aquéllo que más divierte hoy del fascismo es la convicción de que, cuando haga acto de aparición en estado puro, los políticos y los académicos oligárquicos no sabrán reconocerlo. Ellos mismos han camuflado el fenómeno fascista tras una patética caricatura a la medida de su propia cobardía.

No pueden mirar de frente a la verdad. ¿Cuál es el valor de presuntos intelectuales que mienten conscientemente, en beneficio de un poder "antifascista" al que sirven como auténticas prostitutas de la palabra y la pluma?

La verdad de lo político y la política de la verdad convergen. Ésta es la fuerza -y, también, la debilidad- del "fascismo". Cuando el poder se afirma abiertamente a sí mismo en tanto que "verdad de lo político", deja de existir como mero poder (potestas) y deviene auctoritas. Su único camino es, entonces, la victoria militar, porque los "poderes" no le van a dejar otra opción.

!El poder nada odia tanto como la autoridad

***

EL "FASCISMO" O LA VERDAD DE LO POLÍTICO



"El poder solamente es tolerable cuando mantiene oculta una parte sustancial de sí mismo. Su eficacia es directamente proporcional a la capacidad que tenga de disimular sus mecanismos".

(Michel Foucault)

"La misma nostalgia y la misma simulación retro cuando se trata hoy de 'micro' fascismos y de 'micro' poderes. El operador 'micro' no hace más que desmultiplicar sin resolver lo que ha podido ser el fascismo, y hacer de un escenario extremadamente complejo de simulación y de muerte, un 'significante flotante' simplificado, 'cuya función esencial es la denuncia' (Foucault). La evocación del fascismo (como la del poder) incluso bajo la forma micro, es aún la invocación nostálgica de lo político, de una verdad de lo político".

(Jean Baudrillard)

"No creo que podamos todavía pensar lo que es el nazismo."

(Jacques Derrida)

"Lo que hoy se ofrece para colmo en todas partes como filosofía del nacionalsocialismo, pero que no tiene absolutamente nada que ver con la verdad interior y la grandeza de este movimiento (a saber, con el encuentro entre la técnica planetariamente determinada y el hombre contemporáneo), pesca en las aguas turbias de los 'valores' y de las 'totalidades'".

(Martin Heidegger)



 

lunes, agosto 19, 2013

Movimiento de los Indignados (2ª Asamblea)



LA PACIENCIA DE LOS TRABAJADORES SE HA TERMINADO. Con el escándalo de la financiación ilegal y los sobresueldos que afecta directamente al gobierno de la nación, la degradación moral de los políticos profesionales y de las instituciones liberales ha superado con creces el límite de lo tolerable por los ciudadanos. Ya no se trata de casos singulares que pudieran ser considerados una excepción más o menos aislada: el estamento político, por activa o por pasiva, debe ser calificado de corrupto en su totalidad. El Estado español funciona como un cártel de organizaciones criminales mafiosas dirigidas por Mariano Rajoy, Alfredo Pérez Rubalcaba, Artur Mas y otros capos regionales. Ninguno de los partidos actuales está libre de culpa, ni siquiera Izquierda Unida. Sólo aparecen “limpias” las siglas en fase de crecimiento electoral o las que han sido incapaces de usurpar algún enclave de poder, y éstas más por inepcia que por honestidad.

Tal evidencia golpea la conciencia del ciudadano medio en plena crisis económica. Una auténtica debacle social  afecta, con el desmantelamiento galopante del Estado de Bienestar, a la mayoría de los trabajadores del país. Nada menos que seis millones de parados erígense en abochornante testimonio de cargo contra un “casta” política que, junto a su notoria inmoralidad, ostenta el reprobable demérito de la incompetencia, la ignorancia supina y el más ridículo analfabetismo funcional. El politiscastro de la Piel de Toro es, en suma, en el mejor de los casos, tan vago, desvergonzado, mentiroso y ladrón, cuan incapaz, inculto, prepotente e insensato. En el peor, un criminal cómplice de delitos de lesa humanidad tipificados en el juicio de Nüremberg (v.g.: José María Aznar). Carentes de toda autoridad moral para exigirles a los ciudadanos que se aprieten el cinturón o hagan sacrificios, el único servicio que los políticos y los sindicalistas pueden hacerles ya a sus representados es exiliarse en el extranjero. Son, la plaga, entorno a unos 50.000 parásitos: si les queda algo de dignidad, ¡que se vayan!

El pueblo, ciertamente, estaría dispuesto a arrimar el hombro para levantar el país, pero nunca jamás a las órdenes de personajes como los hijos de Jordi Pujol. Los trabajadores, antes de que se nos imponga un solo sacrificio más, pedimos:

(a)    que los responsables de la crisis dimitan de sus cargos;

(b)   que los políticos profesionales sean procesados judicialmente e inhabilitados a perpetuidad para toda función gubernamental o administrativa;

(c)    que los saqueadores del erario público devuelvan lo robado;

(d)   que los culpables de la quiebra moral y económica del Estado sean encarcelados cuando así lo establezca una sentencia condenatoria, sin que puedan acogerse a indultos, terceros grados o cualesquiera tratos de favor discrecionales por parte del gobierno.

En la actualidad puede afirmarse que no vivimos en una genuina democracia, sino que somos súbditos de una dictadura encubierta donde es necesario mendigar permiso a los corruptos (solicitud de avales firmados por cargos institucionales) para poder presentar candidaturas a unas elecciones generales. Después de este silencioso golpe de Estado, cabe ya definir sin ambages al régimen actual como un sistema oligárquico controlado por una pandilla de delincuentes. Enquistada en el poder cual invasión de garrapatas para vampirizar a la ciudadanía, dicha oligarquía es el problema número uno del pueblo español. Por tanto, después de la amarga experiencia de los últimos años, el objetivo prioritario de toda acción política tiene que ser constituir una democracia popular participativa donde los trabajadores y la gran masa de la población vean amparados sus intereses morales y materiales contra los criminales que nos gobiernan.

CAMBIO DE RÉGIMEN, NO SÓLO DE GOBIERNO. En efecto, ya no se trata de votarle a un político “diferente” para que ocupe el lugar del anterior y haga exactamente lo mismo que han venido haciendo sus colegas hasta el día de hoy. Ha llegado la hora de promover un cambio de régimen. Ningún gobierno monárquico puede resolver ya los graves problemas de legitimidad que afectan a las instituciones de la Constitución de 1978. La Carta Magna está muerta. La sociedad española debe emprender un proceso de regeneración democrática y una segunda transición. El país necesita una nueva constitución y ésta habrá de ser establecida por el poder constituyente de los ciudadanos, es decir, al amparo del sagrado principio de la soberanía popular al que también el Rey tendrá que someterse.

Por todo ello, los ciudadanos y trabajadores españoles exigimos:

(a)    la abdicación del rey;

(b)   referéndum monarquía/república;

(c)    dimisión del gobierno actual y convocatoria de elecciones generales para la formación de un gobierno provisional de transición a la democracia (donde sólo podrán presentarse a listas electorales, siempre abiertas, personas que nunca hayan ocupado con anterioridad ningún cargo político remunerado, ya sea electo, ya de libre designación);

(d)   abolición del Senado, de la Casa Real, de los parlamentos, de las diputaciones y de todos organismos, fundaciones e institutos cuya única finalidad sea la colocación de correligionarios, amigos, familiares, amantes y otros clientes del estamento político oligárquico;

(e)    causa general contra los políticos corruptos (procesamiento y prisión para los responsables de la crisis económica, moral e institucional de nuestra sociedad);

(f)     nueva ley de partidos políticos que democratice estas organizaciones y permita un control asambleario real de los cargos electos;

(g)    elección de una Asamblea Nacional dotada de poder constituyente para la acuñación de una constitución democrática.

(h)   referéndum constitucional que ponga fin al régimen oligárquico heredero del franquismo.

Todo ello será el resultado de una movilización ciudadana que enarbole la abdicación del rey como reivindicación unitaria y simbólica del pueblo hispánico, cuya realización tiene que conllevar la aplicación progresiva pero forzosa del resto de las medidas apuntadas.

DERRIBAR EL RÉGIMEN OLIGÁRQUICO DE FORMA PACÍFICA. La revolución democrática tendrá que ser pacífica o no será, de manera que estamos obligados a apartar a todos aquellos individuos o grupos que ensalcen o practiquen de facto la violencia, la injuria o la coacción. Las directrices generales de actuación serán las siguientes:

·         Los ciudadanos deben llenar las plazas y calles de todo el país siguiendo el ejemplo de los antiguos indignados, pero bajo la sola reivindicación política constituyente ya señalada. Cualquier matiz ideológico añadido, de derechas o de izquierdas, tendrá como única consecuencia la división de la soberanía popular y el fracaso de las movilizaciones.

·         Cuando la policía desaloje a los manifestantes, será menester no resistirse activamente a la represión, sino trasladar la protesta a otro lugar de la localidad. La participación masiva tiene que provocar, por inercia del simple factor numérico abrumador, la ineficacia de las fuerzas policiales al servicio de la oligarquía.

·         Los indignados impediremos los ataques a las personas, sean o no agentes del orden, y al mobiliario urbano o la propiedad. Detectaremos a los provocadores y los pondremos en evidencia para que no puedan realizar su labor de colaboración con el régimen, consistente en justificar la represión policial y judicial. Evitaremos los liderazgos vitalicios. El movimiento debe ser asambleario; su dirección, colectiva. Nuestra seña de identidad será siempre la figura de un indignado anónimo.


¿POR QUÉ HAN FRACASADO LOS INDIGNADOS? La Izquierda Nacional de los Trabajadores (INTRA) ha analizado las causas ideológicas del fracaso de los indignados en un libro titulado La manipulación delos indignados. Stéphane Hessel y la decadencia del movimiento 15 de mayo (Madrid, 2012). Esta obra da cumplida respuesta a casi todos los escritos de Hessel. Las responsabilidades del desastre recaen sobre el propio “movimiento 15 de mayo”, que desde sus inicios puso las movilizaciones al servicio de "la izquierda  del sistema". No se erigió una reivindicación política unitaria, mucho menos constituyente, sino simples y múltiples peticiones de derechos sociales incapaces de generar la más mínima inquietud en la oligarquía. El “movimiento 15 de mayo” tuvo la oportunidad de rectificar sus errores el pasado mes de mayo, pero persistió en su actitud y recibió por ello los encendidos elogios de todos los partidos políticos corruptos con representación parlamentaria. Las movilizaciones indignadas bajo la directriz del “movimiento 15 de mayo” o de las plataformas “¡En Pie!” u otras han combinado, con una inepcia verdaderamente asombrosa, el carácter políticamente inocuo y fragmentario de las consignas con el empleo de la violencia callejera perpetrada por energúmenos de la peor calaña, que justificaban acto seguido las brutales intervenciones de la policía. En definitiva, el movimiento indignado ha fracasado por culpa de sus actuales organizadores, quienes lo utilizaron como válvula de escape de las tensiones sociales y pólvora mojada a la espera de rentabilizarlo electoralmente con un nuevo “gobierno de coalición” formado por el PSOE e Izquierda Unida.

POR UNA IZQUIERDA NACIONAL DE LOS TRABAJADORES. La Izquierda Nacional de los Trabajadores (INTRA) no es un nuevo partido político que reclame tu voto para obtener cargos institucionales y olvidarse luego de ti. La INTRA es una organización asamblearia, debidamente legalizada, cuyo único fin es promover las medidas propuestas en el folleto que tienes en tus manos. En la INTRA no hay “jefes” ni candidatos a poltronas: sus miembros son indignados agrupados en asambleas locales para reclamar el cambio de régimen. Los liderazgos se forjan de manera concreta en cada acto asambleario y no se traducen en nombramientos permanentes. La INTRA aspira a una refundación del movimiento indignado (2ª Asamblea) independiente del 15-M y de todos los grupúsculos violentos que hasta ahora lo han saboteado desde dentro.

SEDE SOCIAL Y SERVICIO JURÍDICO. La Izquierda Nacional de los Trabajadores (INTRA) dispone de un local social en la calle Alemanya, 16 E, de Figueres (Girona), así como de un servicio jurídico gratuito para todos los afiliados. Nuestra intención es defender, desde fuera de las instituciones corruptas actuales, los intereses de los trabajadores castigados por la crisis. Esta voluntad genérica se concreta en tareas como denunciar los casos de corrupción, combatir los abusos del poder, apoyar a los más afectados (desahucios, paro) y, en general, concienciar a los ciudadanos de que podemos cambiar la situación si nos organizamos de forma solidaria y desinteresada para luchar por nuestros derechos. La INTRA de Figueres se reunirá todos los viernes en su local social de 18 a 20 h a partir del mes de septiembre.  

Teléfono: 660236502

E-mail: intra@intra-e.com

INDIGNADOS SEGUNDA ASAMBLEA, Figueres, 19 de agosto de 2013