en memoria de los 800.000 soldados alemanes prisioneros exterminados por los aliados occidentales

jueves, octubre 31, 2013

¿Sólo terrorismo o también crímenes contra la humanidad, señor Gallardón?

No obstante, podemos establecer un primer balance numérico que aún sigue una aproximación mínima y que necesitaría largas precisiones pero que, según estimaciones personales, proporciona un aspecto de considerable magnitud y permite señalar de manera directa la gravedad del tema: URSS, 20 millones de muertos. China, 65 millones de muertos. Vietnam, 1 millón de muertos. Corea del Norte, 2 millones de muertos. Camboya, 2 millones de muertos. Europa oriental, 1 millón de muertos. América Latina, 150.000 muertos. África, 1,7 millones de muertos. Afganistán, 1,5 millones de muertos. Movimiento comunista internacional y partidos comunistas no situados en el poder, una decena de millares de muertos. El total se acerca a la cifra de cien millones de muertos (Courtois, S., El libro negro del comunismo, Barcelona, Planeta, 1998, p. 18).
 Comentarios para el recuerdo.

EL NACIONALSOCIALISTA CATÓLICO LEÓN DEGRELLE, INVITADO A LA BODA DE GALLARDÓN Y PADRINO DE BAUTIZO DE MARÍA DEL MAR, LA ESPOSA DEL GOYIM SERVICIAL.
El suegro de Gallardón es José Utrera Molina, falangista, dos veces ministro de Franco e íntimo amigo de León Degrelle. Y para colmo Degrelle, sí, ese general de las SS, fue el padrino de bautizo de María del Mar, la esposa de Gallardón. León Degrelle y Jeanne, su esposa, estuvieron presentes en la boda de Gallardón.
Por supuesto el trepa de Gallardón comprendió que si quería progresar en la democracia debía cambiar y asociarse con el que manda, con el sionismo.
Así pues cuando un israelita asesinó a Isaac Rabín, Gallardón declaró pomposamente en TV que "en esta hora todos los españoles nos sentimos judíos".
Por supuesto se refería a él y su camarilla y no a ‘todos los españoles’, que sabemos qué clase de criminal contra los palestinos era Rabin.
Y ahora culmina su obrita con la nueva Ley Penal…  Sión se lo agradecerá con un puesto de privilegio en el infierno de los chaqueteros.
 

lunes, octubre 28, 2013

Gallardón traidor a su pueblo



GALLARDÓN TRAIDOR Y MALNACIDO

Si durante los años 30 del pasado siglo se hubieran aplicado en España el tipo de leyes antifascistas que Gallardón promueve en la actualidad, los grupos y clases sociales a los que pertenecen los ascendientes familiares y políticos de este nefasto dirigente del PP, la llamada derecha sociológica, habrían sido perseguidos, maltratados y seguramente exterminados por policías comunistas bajo un sistema de campos de concentración muy parecido al que describiera Alexandr Solzhenitsyn en Archipiélago Gulag.

No exageramos: cabe afirmar que, gracias a la ayuda de Hitler y Mussolini, Franco pudo ganar la Guerra Civil Española (1936-1939) e impedir así que se implantara en nuestro país un régimen totalitario estalinista. Millones de católicos, burgueses, derechistas y reaccionarios del más variado pelaje les deben la vida a los dictadores fascistas. Gallardón pudo en mala hora salir del vientre de su madre gracias al nazismo, porque fue el Tercer Reich el que posibilitó técnicamente el paso del Estrecho de Gibraltar a los militares alzados en Marruecos. Sin la ayuda militar del Führer a la España nacional, subrayémoslo tantas veces cuantas sea necesario para que se entere, Gallardón no habría venido a este mundo.

Fueron también políticos franquistas como Manuel Fraga Iribarne -o sea, "fascistas y xenófobos" según la delegada del gobierno- quienes fundaron Alianza Popular, el mismo partido, con otro nombre, que gobierna hoy España y a la que la delegada en cuestión débele el cargo. La repugnante hipocresía de Gallardón y de la derecha liberal conservadora en general queda en evidencia si observamos, en efecto, que Albertito el pijo ha podido incluso hacer carrera política como pupilo de Fraga y bajo la tutela de personas que pertenecen a los sectores más rancios de la sociedad española, el Opus Dei, salvados del campo de concentración y de la aniquilación por alguien -Adolf Hitler- que hogaño conciben como el mismísimo demonio. Así, pues, ¿son los hijos del diablo?

No cabe la menor duda de que el espíritu del nuevo código penal, que llenará las cárceles con personas acusadas de "fascistas" (=asesinos) por el simple hecho de escribir un blog y cuestionar la narración oficial del antifascismo acuñada tras la Segunda Guerra Mundial, emana de un personaje llamado Alberto Ruiz-Gallardón. Se trata, para el derechismo atlantista autóctono español, de hacerse perdonar su pecado por Tel Aviv, pero también de borrar el rastro de los orígenes. Algo parecido al lo que sucedió en Cataluña allá por los años sesenta del siglo pasado. Tendremos, pues, un gulag Gallardón para los herederos de los padres políticos de Gallardón, es decir, de quienes lucharon contra el Frente Popular; de quienes, como miembros de la División Azul, acudieron voluntarios a la apocalíptica guerra entre Hitler y Stalin; de quienes fueron recientemente homenajeados por el gobierno español, poniendo en evidencia la contradicción flagrante, por no decir sangrante, de la corrupta derecha española en el poder.

Gallardón es un traidor, un descastado y un malnacido. El Partido Popular póstrase ante el capitalismo sionista que se alió con Stalin, dejó impunes los crímenes del comunismo y, por ende, en buena lógica, deja impunes hoy también los de ETA. El silencio administrativo de Gallardón tras la sentencia del TDHE resume y condensa esta ignominia. De ahí que el ministro de Justicia merezca nuestro desprecio político -y humano- más absoluto.

Se dirá que es menester condenar el holocausto. Cierto, pero si de eso se tratara entonces habría que condenar también y no solamente el Gulag, sino el genocidio de Vietnam o la Nakba, algo que, al parecer, no entra en la agenda de Obama, Hollande, Cameron o Rajoy. Habría que combatir, así mismo, los crímenes contra la paz (tipificados por el tribunal de Nüremberg) en lugar de perpetrarlos, como ocurrió en Iraq bajo el mandato del popular José María Aznar. Y tantas otras cosas...

Esperemos que algún día pague el PP, este engendro político, por las tropelías inmundas de las que ya se ha hecho culpable gracias a personajes cobardes, oportunistas y mezquinos como el trepador sin honor Alberto Ruiz-Gallardón.

Jaume Farrerons
La Marca Hispànica
29 de octubre de 2013

http://www.publico.es/espana/294159/nuevo-acto-ultra-en-homenaje-a-la-division-azul

http://www.publico.es/455495/la-delegada-del-gobierno-en-catalunya-homenajeo-a-la-division-azul

http://www.kaosenlared.net/especiales/e2/free-mumia/item/39263-acuerdo-%E2%80%9Cha%E2%80%99avara%E2%80%9D-sionismo/nazismo-dos-caras-de-la-misma-moneda-genocida.html

 

Resistir al opresor oligárquico

Los criminales quieren intimidarnos.

Resistir se ha convertido en un deber.

No es momento de cálculos, ni de estrategias.

Todos los pueblos agonizan.

En pie.

Ya nada importa más que dar testimonio de la verdad.

Patrias: !luchad!

La Marca Hispànica
28 de octubre de 2013









domingo, octubre 27, 2013

La filosofía crítica en acción (2). Víctimas del antifascismo gritan por fin: "!traidores!"





Anglada: “La liberación de terroristas de ETA es una decisión voluntaria del gobierno del PP y representa sólo un nuevo capítulo en la crónica de la perpetuación consentida del terror rojo”.

El presidente de Plataforma per Catalunya (PxC), Josep Anglada, manifestó (22-X-2013) en un artículo de opinión, “su indignación por los posibles efectos de la sentencia del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo”. Este ha anulado la llamada "doctrina Parot" y pone así virtualmente en la calle a decenas de terroristas y otros peligrosos delincuentes no rehabilitados. También manifestó Anglada “la sincera solidaridad de Plataforma por Cataluña con todas las víctimas humilladas por el terrorismo de extrema izquierda”.
Pero el presidente fue aún más allá al recordar que la impunidad de ETA, una organización marxista leninista, no es más que el resultado de la impunidad de los crímenes contra la humanidad perpetrados por el comunismo, los cuales contabilizan 100 millones de personas exterminadas”. No hay, en efecto, ninguna legislación, doctrina jurídica ni jurisprudencia ya desarrollada que se pueda aplicar a los hechos porque derechas e izquierdas se han negado a perseguir los peores delitos de masas que la historia humana registra. La excarcelación de la asesina comunista Inés del Río es, por tanto, una consecuencia de la obstrucción a la justicia sistemática perpetrada en esta materia por el estamento político "democrático " desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Anglada propuso abrir una nueva vía jurídica, que comienza por reconocer “la especificidad jurídico-penal del fenómeno totalitario marxista”.

Según Anglada, “el gobierno Rajoy no se puede amparar tampoco en el carácter vinculante de la resolución del tribunal europeo porque ya en otras ocasiones el Estado español se ha negado a acatar sentencias de esa misma procedencia (casos Bultó, Perote...)”. Además, el Tribunal Constitucional ha expresado con diáfana claridad que España no está subordinada jurídicamente a ningún órgano jurisdiccional superior. Por tanto, sería equivocado concebir el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo como una cuarta instancia de recurso: "del artículo 53 y concordantes del Convenio de Roma de 1950 no se desprende en modo alguno que este Tribunal sea una instancia jerárquicamente subordinada al TEDH y obligada, por tanto, es dar cumplimiento a suspensión sentencias en el orden interno " (STC, 1994, caso Ruiz Mateos).
Finalmente, Anglada ha señalado que “la liberación de terroristas de ETA es una decisión voluntaria del gobierno del PP y representa sólo un nuevo capítulo en la crónica de la perpetuación consentida del  terror rojo”, añadiendo: “estamos ante un presunto delito cuya responsabilidad afecta a la inmensa mayoría de los políticos profesionales. Cada día que pasa, el peso moral, político y jurídico de este escándalo aumenta un poco más, porque los delitos de genocidio, conviene recordarlo, no prescriben nunca”.

PxC
Vic, 26 de octubre de 2013

El pueblo hispánico, harto de abusos, expolio y humillaciones: más de 200.000 personas abuchearon a un gobierno de traidores a la nación. Ni siquiera los 50 fiscales especiales de Gallardón van a poder detener este inmenso clamor contra la impunidad del antifascismo que nuestra página viene denunciando desde el año 2007.

 

martes, octubre 22, 2013

La filosofía crítica en acción (1). ¿Independencia de Cataluña o impunidad para los traidores?



 
 
 
 
 
 
 
La corrupción del estamento político mal llamado "catalanista" es ya una evidencia abrumadora. Basta con leer la prensa, sección tribunales. Esta afirmación vale especialmente para CiU y aún más para el "clan del pinyol". Así, la única salida airosa de los delincuentes con corbata que actualmente nos gobiernan es la huida hacia delante, o sea, aquéllo que ellos mismos idealizan en términos de "independencia". Los Pujol, Mas, Duran y toda la panda de vividores sólo podrían fugarse de la justicia con magistrados comprados por la oligarquía local. Esta supuesta "independencia" significa, en realidad, "impunidad criminal" y, por tanto, opresión, miseria y humillación para el pueblo catalán.
Las víctimas de una red mafiosa somos siempre, en efecto, los ciudadanos. Poder robar sin tener que temer ningún castigo es cierto que da mucha "independencia", pero no precisamente a la gente, sino a los ladrones y defraudadores. Quien está pagando ahora mismo las consecuencias de este saqueo del erario público autonómico que ha caracterizado los 30 años de falso "catalanismo" son las escuelas, los hospitales, los funcionarios, los niños que ya no pueden comer ... En una palabra, los sectores débiles de la sociedad catalana.

No hemos llegado a ser la comunidad más endeudada de España porque Madrid nos robe, sino por toda la costra parasitaria de miles de cargos de confianza inútiles que chupan del presupuesto de la Generalitat. Cataluña está en bancarrota debido a los millones de euros malgastados, repartidos a sacos entre supuestos "patriotas" que se ríen de todos nosotros y han hecho del "nacionalismo" un negocio harto lucrativo.
Hasta ahora estos sinvergüenzas tenían que disimular, esconderse y pasar un poco de miedo por los líos judiciales resultado de sus fechorías. En una futura Cataluña "independiente" podrán despreocuparse de cualquier posible denuncia: el entero tejido institucional quedará bajo su control: prensa, televisión, juzgados, policía, prisiones...

Ciertamente, las instituciones autonómicas catalanas hace mucho tiempo que sirven a los mafiosos y la ruina económica de Cataluña ha sido el resultado inevitable de este hecho, bien patente en la actualidad. Pero los pujolistas, un concepto que va mucho más allá de lo que es formalmente CiU, detectan todavía demasiadas zonas libres, ése es precisamente su problema. Para evitar fugas de información "delicada" necesitan colocar por todo el país a sus dóciles secuaces a sueldo. Tienen que conseguir que ningún diario, tribunal u organismo policial pueda funcionar de manera democrática, denunciando o persiguiendo los delitos cometidos por los amigos, socios y correligionarios ... Hete aquí el "Estado propio". Un Estado en propiedad, pero no del pueblo, sino de las 200 familias oligárquicas. Cuando los postreros "agujeros" estén tapados, ellos, los mafiosos con barretina, podrán descansar tranquilos. Sin embargo, nosotros, los trabajadores de este país, ya no podremos ni respirar. Su independencia es nuestra asfixia moral y material.
Es necesario un nuevo catalanismo, un catalanismo reconstruido de raíz. Y el primer requisito de este proyecto es el encarcelamiento de "la familia" y la inhabilitación perpetua del estamento político, cómplice por acción u omisión. También la abdicación del rey y la reforma de la Constitución Española. No otra es la auténtica independencia, aquélla que haría del catalán un pueblo más libre. ¿Libre de quién? De los que verdaderamente lo oprimen. De los traidores a los ciudadanos de Cataluña: Jordi Pujol y compañía.

Echémosles fuera. Y con deshonor. Todavía estamos a tiempo. Despertemos antes de que el sueño de la "cadena humana" imaginaria se convierta en la pesadilla de una cadena real aplastando nuestras espaldas.
Visca Catalunya!
Josep Anglada i Rius

Presidente de Plataforma por Cataluña

 
Independència de Catalunya o impunitat per als traïdors?
La corrupció de l’estament polític mal anomenat “catalanista” és ja d’una evidència aclaparadora. Només cal llegir la premsa, secció tribunals. Aquesta afirmació val especialment per a CiU i encara més per al “clan del pinyol”. Així, l’única sortida airosa dels delinqüents amb corbata que actualment ens governen és la fugida endavant, o sigui, el que ells idealitzen en termes d’“independència”. Els Pujol, Mas, Duran i tota la trepa de vividors només podrien escapolir-se de la justícia amb magistrats comprats per l’oligarquia local. Aquesta suposada “independència” significa, en realitat, “impunitat criminal” i, per tant, opressió, misèria i humiliació per al poble català.
Les víctimes d’una xarxa mafiosa som sempre, en efecte, els ciutadans. Poder robar sense haver de témer cap càstig és cert que dóna molta “independència”, però no precisament a la gent, sinó als lladres i als defraudadors. Qui està pagant ara mateix les conseqüències d’aquest saqueig de l’erari públic autonòmic que ha caracteritzat els 30 anys de fals “catalanisme” són les escoles, els hospitals, els funcionaris, els nens que no poden menjar... En una paraula, els sectors febles de la societat catalana.
No hem arribat a ser la comunitat més endeutada d’Espanya perquè Madrid ens robi, sinó per tota la crosta parasitària de milers de càrrecs de confiança inútils que xuclen del pressupost de la Generalitat. Catalunya rau en bancarrota a causa dels milions d’euros malbaratats, repartits a sacs entre suposats “patriotes” que es riuen de tots plegats i han fet del “nacionalisme” un negoci força lucratiu.
Fins ara aquests poca-vergonyes havien encara de dissimular, d’amagar-se i de passar una mica de por pels embolics judicials resultat de les seves malifetes. En una futura Catalunya “independent”, no caldrà ja ni que es preocupin d’una possible denúncia: tot el teixit institucional restarà sota el seu control: premsa, televisió, jutjats, policia, presons...
Certament, les institucions autonòmiques catalanes fa molt de temps que treballen per als mafiosos i la ruïna econòmica de Catalunya n’ha estat el resultat inevitable, ben palès a hores d’ara. Però els pujolistes, un concepte que va molt més enllà del que és formalment CiU, no ho controlen encara absolutament tot, aquest és precisament el seu problema. Per a evitar fuites d’informació “delicada” necessiten col·locar arreu del país llurs dòcils sequaços a sou. Han d’aconseguir que cap diari, tribunal o organisme policial pugui funcionar de manera democràtica, tot esbombant o perseguint els delictes comesos pels amics, socis i correligionaris... Vet aquí “l’Estat propi”. Un estat en propietat, però no del poble, sinó de les 200 famílies oligàrquiques. Quan tots els “forats” estiguin tapats, ells, els mafiosos amb barretina, podran descansar tranquils. Tanmateix, nosaltres, els treballadors d’aquest país, ja no hi podrem ni respirar. La seva independència és la nostra asfíxia moral i material.
Cal un nou catalanisme, un catalanisme reconstruït de soca-rel. I el primer requisit d’aquest projecte és l’empresonament de “la família” i la inhabilitació perpètua de l’estament polític, còmplice per acció o omissió. També l’abdicació del rei i la reforma de la Constitució Espanyola. No altra és l’autèntica independència, aquella que faria del català un poble més lliure. Lliure de qui? Dels qui veritablement l’oprimeixen. Dels traïdors als ciutadans de Catalunya: Jordi Pujol i companyia.
Fotem-los fora. I amb deshonor. Encara hi som a temps. Despertem abans que el somni de la “cadena humana” imaginària no esdevingui el malson d’una cadena força real esclafant les nostres esquenes.
Visca Catalunya!
Josep Anglada i Rius
President de Plataforma per Catalunya
 

 

sábado, octubre 19, 2013

Arcadi Espada, ideólogo del "no nacionalismo" gentil

Salomón Morel.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
"el judío que considera que Auschwitz redime a su pueblo de todos los crímenes futuros y que considera un simple arreglo de cuentas de la Historia que la venganza contra los nazis se materialice en el cuerpo de los palestinos".

Dejemos a un lado la obvia inmoralidad de la comparación: sea cual sea el juicio que merezca la política del Estado de Israel es evidente que ninguno de sus líderes ha decidido el exterminio sistemático de determinados individuos en razón de su filiación étnica o religiosa.

 
(Arcadi Espada)

¿Y en qué otro cuerpo estaría justificado que se materializase, señor Espada, la venganza? ¿Quizá en el de los "fascistas", a placer? ¿Acaso es usted partidario de las fechorías de Salomón Morel, criminal amparado y convalidado por el Estado de Israel?

Arcadi Espada, ideólogo de Ciutadans, juega en el mismo equipo que Gabriel Albiac, Jiménez Losantos, Boadella, Pacocaja, Francesc de Carreras y tantos otros "no nacionalistas". Condenan cualquier nacionalismo, incluido el español, pero callan ante la vergonzante evidencia del nacionalismo israelí, ultraderechista y racista, al que apoyan con todo desparpajo. Son el think-tank sionista de "Madrid". En "Barcelona" hay otro chiringuito similar abierto, con Pilar Rahola a la cabeza. Se llevan a matar, unos y otros, pero es sólo por el monopolio del negocio. 

http://manuelalvarezlopez.blogspot.com.es/2010/08/guerreras-sin-fronteras-por-arcadi.html

Un apunte sobre el caso Shlomo Morel: 

El ‘ojo por ojo’ del superviviente judío Salomón Morel”, “El Mundo”, 27 de octubre de 2003. El caso de Morel no es, naturalmente, el único de su especie: cfr. Sack, J., An Eye for an Eye. The untold Story of Jewish Revenge against Germans in 1945; Basic Books, 1993. Para más escarnio de la "ideología del Holocausto", conviene señalar que, según otras fuentes, la institución polaca competente (Institute of National Remembrance)  ha negado que Morel estuviera nunca preso en Auschwitz. También es interesante tener en cuenta que el libro de Sack, donde se habla de entre 60.000 y 80.000 víctimas en los campos de concentración para civiles alemanes regentados por judíos, fue perseguido y se quemaron 6000 ejemplares del mismo; así, a pesar de que Sack es judío y nunca se ha pretendido que falseara las pruebas, la presión contra su persona vuelve a patentizar el carácter antidemocrático de la ideología antifascista vigente. Y, en fin, recordemos que el Estado de Israel, pese a las evidencias aplastantes, se negó una y otra vez a extraditar a Morel para que fuera juzgado en Polonia. Cfr. Israel-Crímenes, Terra Noticias, 6 de julio de 2005: “Rechazan extraditar a judío polaco imputado muerte 1.500 alemanes. Israel ha rechazado por segunda vez extraditar a un judío polaco presuntamente implicado en la muerte de 1.500 prisioneros alemanes que habían sido internados en un campo de concentración nada más terminar la II Guerra Mundial. El ministerio de Justicia de Israel ha considerado que no existe base legal para su extradición y así se lo ha hecho saber a los demandantes polacos. Israel no tiene ningún tratado de extradición con Polonia y en 1998 rechazó una petición de extradición basada en delitos de tortura.” El asesino judío de niños alemanes Salomón Morel murió impune en Tel Aviv el 14 de febrero de 2007.
 
Arcadi Espada califica el poema de Günter Grass de "diabólica continuidad del nazi". Asombroso. Hete aquí la "intelectualidad crítica". Hay que estar verdaderamente imbuido de doctrina mesiánica para rebajarse a emplear semejantes expresiones con un escritor que, encima, es un antifascista convicto y confeso. Pero la pureza del dogma sionista no tolera matices, disidencias, herejías... Cualquier sombra sobre el luminoso templo de Yahvé debe ser reducida a pecado.

Sr. Espada: es usted un fraude moral e intelectual.

Memoria nazi. Por Arcadi Espada.
Un portavoz nacionalista se niega a condenar el llamado Holocausto, es decir, la destrucción nazi de los judíos europeos, porque el documento, que trataba de obtener el acuerdo de todos los grupos del Parlamento gallego, no incluye la condena del actual estado de Israel. La actitud del portavoz es vulgarmente racista. Dejemos a un lado la obvia inmoralidad de la comparación: sea cual sea el juicio que merezca la política del Estado de Israel es evidente que ninguno de sus líderes ha decidido el exterminio sistemático de determinados individuos en razón de su filiación étnica o religiosa. Pero lo más siniestro del razonamiento del portavoz es su previsión implícita: los padres judíos asesinados sólo recobrarán su dignidad cuando los hijos reconozcan que han sido a su vez asesinos. Al portavoz, en efecto, no le importa en absoluto que sean personas distintas las que murieron en Auschwitz o las que matan en Gaza. Al portavoz le importa la responsabilidad de la raza: y detecta un espeluznante equilibrio entre asesinados y asesinos que debe ponerse de manifiesto. Su actitud, que refleja perfectamente la estructura mental de un nacionalista, guarda una terrible simetría con la del judío que considera que Auschwitz redime a su pueblo de todos los crímenes futuros y que considera un simple arreglo de cuentas de la Historia que la venganza contra los nazis se materialice en el cuerpo de los palestinos.
La actitud del portavoz, sin embargo, es exponente de algo más, muy típicamente español. La laxa conciencia del genocidio. No hay otro país en Europa donde se tenga una percepción tan liviana de las atrocidades nazis y donde se asimile su naturaleza a la de cualquier otro crimen. Las resistencias del portavoz no son una anécdota. No lo son, tampoco, que en un foro nacionalista catalán (concretamente el de www.estat-catala.net) un delincuente prescriba esta frase: «Boadella, a la cambra [cámara] de gas», sin que aparentemente le pase por la cabeza las consecuencias penales que puede tener esta frase. Nazis sigue habiendo en muchos países europeos; pero no creo que en ningún otro lugar haya tantos nazis sin conciencia de serlo. El débil reflejo del genocidio está vinculado a la Guerra Civil (los muertos propios y próximos ocuparon un gran espacio en la memoria) pero también a la Dictadura, que acabó por aniquilar la herencia común europea. La península Ibérica fue el único lugar de Europa donde los nazis no fueron vencidos. Hoy siguen gozando de un gran respeto técnico.
(Coda: «Porque necesariamente pensar Europa, es pensar la Shoah; o pensar la Shoah es pensar Europa. El pensamiento genocidiario nazi podía haber terminado destruyendo nuestro continente pero, a su vez, la conciencia del desastre ayudó a los pueblos europeos a unirse». Miguel Ángel Moratinos, Día Oficial de la Memoria, 24 de enero de 2008.)

La continuidad del nazi. Por Arcadi Espada.
EL POEMA, así llamado, de Günter Grass es poco sorprendente. Ni por sus opiniones, que son la vulgata antijudaica y relativista de cualquier izquierdoide europeo, ni por la calidad de su retórica, que es la de un escritor mediocre y sobrevalorado. Tampoco es sorprendente la respuesta de Israel, que ha declarado a Grass persona non grata. Las reacciones de Israel son las propias de un Estado en pie de guerra y no se las puede juzgar aplicando una lógica convencional. Un Estado en pie de guerra somete a cualquiera de sus enemigos a un juicio sumarísimo, y ni siquiera distingue cuando estos empuñan las armas o las letras.
Por el contrario, la reacción sorprendente e interesante es la de muchos alemanes que han cargado de un modo durísimo contra su compatriota. Valga como resumen simbólico de esta opinión generalizada la del crítico alemán por excelencia, Marcel Reich-Ranicki. Ha dicho que el poema de Grass forma parte de «un ataque planeado, no sólo contra Israel, sino contra todos los judíos». Huelga decir que el crítico no ha dado más detalles del plan ni sé de nadie que se los haya pedido. En su respuesta apenas se disimulan los trazos de una generosa sobreactuación que es la de buena parte de Alemania.
Las opiniones de Grass no son sólo las de un premio Nobel. Estamos al cabo de la calle de las bobadas que suelen decir los laureados cuando se los examina más allá de sus competencias. Si al papelucho de Grass se le ha prestado una atención semejante es porque se trata del papelucho de alguien que en su juventud militó en las SS. Es decir, de un antiguo nazi. Lo que en realidad se está evaluando en este asunto es la continuidad de una opinión por encima (o por debajo) de las circunstancias de la edad y la cultura. Esté uno convencido o no de la continuidad real del yo, lo que se le está subrayando a Grass es que el jovencito SS emerge en el plácido lago (¡Wannsee!) de sus 84 años. Y es precisamente esta posibilidad de inexorable retorno, de diabólica continuidad del nazi, contra lo que trata de luchar la opinión, un punto demasiado vehemente, del establishment alemán. Hay demasiados alemanes íntimamente convencidos de la hipótesis de que lo nazi es el riesgo permanente de una supuesta naturaleza nacional: se aprecia en sus gritos. La medida de la cercanía psicológica con el pasado feroz no la dan los criminales y minoritarios grupos neonazis que hoy aplauden a Grass, sino las buenas gentes alemanas dispuestas a ver la serpiente en cada huevo de gallina.

 

miércoles, octubre 16, 2013

En nombre de Mussolini: Arcadi Espada y los fascistas humanitarios



























Mi reflexión sobre Arcadi Espada empezó en FILOSOFÍA CRÍTICA con un análisis sobre el antifascismo en la prensa, que Espada criticaba en apariencia, por una parte, pero por otra terminaba convalidando con la afirmación de que "fascista" equivale a "criminal", hecho que acredité con una cita del interesado cuyo tenor literal pueden encontrar aquí:

http://nacional-revolucionario.blogspot.com.es/2012/12/el-lenguaje-antifascista-en-la-prensa-1.html

La suerte vino en mi ayuda y el propio Espada escribió un libro cuyo meollo ético-político, acreditado por el sesgo de la polémica posterior, sería precisamente aquello mismo que Espada habría negado en primera instancia, a saber, que un "fascista" pueda actuar de forma humanitaria "como fascista". El tema me interesa porque, como todo el mundo sabe, yo siempre he sido un "cerdo fascista" y sin embargo no he dejado de hacer lo posible, en calidad de funcionario de prisiones de la Generalitat de Catalunya, para preservar los derechos fundamentales de los internos, hasta el punto de perder mi puesto de trabajo por esta causa (!que ha sido declarada, por sentencia judicial del TSJC, "actividad incompatible" con la función encomendada!). Contra mí no se alzó sólo la "extrema derecha" sindical carcelaria (eso pensaba yo ingenuamente al principio), sino el entero catalanismo institucionalizado, por activa o por pasiva, de Convergencia i Unió al independentismo radical.

El "fascista" Sanz Briz.
Arcadi Espada ha detectado, oh sorpresa, un fascista que no sólo no era un criminal, sino que ayudó a 3000 judíos a escapar de la Gestapo y, por ende, de una "muerte segura"(no entraremos aquí en las implicaciones de este punto, cuyo análisis crítico pertenece a otro capítulo de cuestiones). El caso de Ángel Sanz Briz era ya conocido, pero Espada se plantea si el protagonista de esta heroicidad actuó sólo a título individual (como yo lo hice, casi completamente solo, en las prisiones de la Generalitat) o a instancias del gobierno franquista, del propio Franco incluso y, consecuentemente, en calidad de funcionario fascista en el cumplimiento de su deber y como eslabón de una cadena de mando (en mi caso tenía yo que enfrentarme a la cadena de mando).

La finalidad aparente de Espada no es rehabilitar a Franco, mucho menos romper una lanza en favor de la objetividad histórica en la exégesis del fenómeno fascista, sino abofetear a los antifranquistas de profesión, sobre todo a los catalanistas de derecha, auténticos hipócritas salvados "de una muerte segura" (¿Cómo los judíos de Sanz Briz?) por el dictador Francisco Franco; a mi entender, tales canallas se merecían este libro por la parte que les toca. Son ellos quienes, como era de esperar, más han hecho para castigarme a consecuencia de mi labor en las prisiones (que la Universidad de Barcelona tuvo la honestidad de reconocer) y, así pues, existe una secreta correspondencia entre la figura del Pujol torturado por la policía franquista y el Pujol torturador en las cárceles catalanistas que yo he conocidoEl hecho de que Pujol se presentara -en relación con el fascismo español- como un "judío" torturado y no como un "judío" salvado, constituye la clave del pestilente catalanismo de nuestros días.

Pero Arcadi Espada hace trampa. Espada mismo es todo él una trampa de pies a cabeza.

Para empezar, sostiene que Franco actuó únicamente por interés táctico en una operación cuya meta era ganarse el favor del lobby judío estadounidense. Así pues, cero de principios éticos. ¿Por qué hablar entonces de heroísmo en el subtítulo, señor Espada? ¿O conoce las intenciones de los funcionarios franquistas como conoce las de Franco, a pesar de que, en uno y otro caso, serían moralmente dispares y hasta opuestas? ¿Cómo se demuestra eso?

Una vez llegados a este punto, la pregunta pertinente concierne a la finalidad última del libro de Espada. En realidad, si los antifranquistas de Montserrat no fueran unos cretinos sectarios, encontrarían en dicha obra buenas razones para nutrir el antifascismo que configura un imaginario político compartido por tirios y troyanos biempensantes con simples diferencias de matiz. Sin embargo, es absolutamente falso que la España "fascista" actuara en este caso simplemente por cálculo. Y la prueba de ello la tenemos no sólo en la figura del cónsul Perlasca, bastante más conocida que la del propio Sanz Briz, sino en la actuación del régimen fascista italiano en el "espinoso" tema de la persecución judía.

¿El caso Lospinosa o el "caso Mussolini"?

Si nos remontásemos más atrás en la cadena de motivaciones de la Italia mussoliniana, nos toparíamos con verdaderas sorpresas, como la sobrerrepresentación porcentual de la etnia judía en los orígenes del fascismo italiano, el papel de un filósofo judío, Henri Bergson, en el nacimiento de la ideología fascista, la estrecha relación entre fascismo y sionismo... En suma, puede decirse que Arcadi Espada ni siquiera rasca en la superficie de un entero continente sumergido. Al contrario, con su tesis de la postura puramente maquiavélica de Franco, y pese a la polémica por haber abonado a un dictador "fascista", lo que hace el escritor es reforzar el dogma ideológico fundamental que identifica el fascismo con el mal absoluto.

Esta simple cita, que no dejaré de reproducir hasta la saciedad, pone en evidencia el fraude del libro de Espada:

Quedaba todavía un asilo inesperado. La Italia de Mussolini, que siempre se
había limitado a imitar con indiferencia los decretos de Nüremberg de 1938, asumió
la defensa activa de los refugiados judíos en la zona italiana de ocupación (…)
cuando las deportaciones desde la zona del litoral aumentaron a principios de 1943,
las autoridades italianas de ocupación las impidieron al este del Ródano, y
advirtieron al gobierno francés que si bien él podía hacer lo que se le antojara con los
judíos franceses, los judíos extranjeros en la zona ocupada por Italia eran
incumbencia exclusiva de las autoridades italianas. En marzo, éstas intervinieron
para impedir que los prefectos franceses de Valence, Chambéry y Annecy detuviesen
a judíos extranjeros en esta región. En junio de 1943, el prefecto de la policía
italiana, Lospinosa, evitó la detención por parte de los franceses de 7000 judíos
extranjeros en Mégève. El hecho de que un  jefe fascista  de la policía italiana tuviese
que indicar a Antignac, el hombre de confianza de Darquier de Pellepoix en el
Comisariado General de Asuntos Judíos, que Italia “respetaba los principios
elementales de humanidad”, permite hacerse una idea del antisemitismo de Vichy.
 
(Robert Paxton, La Francia de Vichy, Barcelona, Noguer, 1974, pp. 161-162).

Pero existen otras "piezas de convicción" que los lectores de esta bitácora ya conocen. Volveré a reproducirlas ahora para ilustración de quienes confían en Espada y que, quizá, después de leerlas comiencen a desconfiar de la supuesta honestidad del crítico (no del escritor, extremadamente riguroso dentro de los límites doctrinarios que se ha fijado para sobrevivir profesionalmente):

El fascismo italiano fue una dictadura brutal en el interior del país, y más todavía fuera de él (en Abisinia y en África en general, en Albania, en Grecia, en Yugoslavia), pero no fue nunca un régimen genocida, sino más bien una continuación de las construcciones imperiales de viejo cuño, con un toque de espectacularidad neorromana. Fue localmente nacionalista, pero no racista, por lo menos no más que ninguna otra potencia colonialista (Heller, Á./ Feher, F., Anatomía de la izquierda occidental, Barcelona, Península, 1985, p. 22, n. 6).

De los auténticos subversivos se ocupaba la OVRA y el tribunal especial, más que la policía regular y los tribunales. En comparación con la Alemania nazi o con la Unión Soviética en la época de Stalin, su número fue considerablemente pequeño y el trato que les dio relativamente humano. Entre 1926 y 1943 sólo fueron condenadas a muerte 25 personas, y esta cifra incluye a varios espías y extremistas eslavos (Tannenbaum, Edward, La experiencia fascista en Italia [1922-1945], Madrid, Alianza, 1972, p. 197).
 
España actuó influida por Italia, es decir, por la Italia fascista de Mussolini, porque el fascismo no fue racista ni antisemita. Quien quiere ganar puntos con el lobby es Espada, que proyecta sus propias maquinaciones comerciales sobre el perfil del dictador español.
 
Mussolini: el fascista
por antonomasia salvó
de la Gestapo a 20.000 judíos.
En definitiva, la tesis de Espada en la obra En nombre de Franco, cuya adquisición y lectura recomendamos empero, sigue siendo obsesivamente sectaria: el mundo en que vivimos no tolera otras opciones intelectuales para los que quieran ganarse la vida con la pluma. El libro es antifascismo puro con envoltorio crítico y pretensiones de soliviantar a los "antifascistas de resorte" mediante la explotación de un título "indignante". Sólo el título, por supuesto, a efectos de generar un poco de alboroto, el cual debe compensar las dificultades económicas de Espada después de que perdiera su plaza de profesor universitario por déficits de peloterismo institucional (una cuestión de pura arrogancia personal que no le impide postrarse ante la sinagoga). Espada quiere las dos cosas: primero, los beneficios de enfrentarse presuntamente con el dogma, pues sin escándalo no hay ventas y uno tiene que representar el papel de "maldito"; mas quiere también para sí Espada, en segundo lugar, los beneficios del más absoluto conformismo, siendo así que la genuina crítica condena a la marginalidad literaria y él lo sabe. Porque la crítica por excelencia se ejerce contra el "código simbólico antifascista" sin paliativos y, en este punto, como han podido experimentar los historiadores revisionistas, concluye el malditismo de salón y comienza la persecución real.
 
La estructura mental de Espada es la misma que la del antisistema catalán independentista, alguien que quiere sentirse "un rebelde" pero sin arriesgarse a nada. Constrúyese de esta suerte el niñato un mundo virtual-pueril en el que juega a maquisard o resistente, sí, pero contra el inexistente "fascismo" de Madrid, todo ello a sabiendas de que el poder es antifascista y, a la postre, va a contemplar su presunta rebeldía como una mera travesura muy útil para adornar los currículos profesionales de madurez. El señor Arcadi Espada, como todos los que forman el lobby sionista español, son antiguos progres e incluso marxistas-leninistas que han pasado de la extrema izquierda a la derecha liberal sin que sus espíritus padezcan excesivos traumas por la mutación. Los mecanismos fundamentales de su intelecto y de su motivación ética pertenecen a mayo del 68, aquella farsa de pseudo revolución que fuera la cantera de los políticos corruptos de nuestros días. Pues la putrefacción existente no es sólo económica, sino en primer lugar intelectual y moral. Aunque Espada no participe de cosas como Bankia, los ERES andaluces, el caso Palau o el caso Bárcenas, sin el desistimiento crítico que él y gentes como él representan en nuestra sociedad, la bancarrota actual de las instituciones democráticas habría resultado mucho más difícil, por no decir imposible.
 
Jaume Farrerons
16 de octubre de 2013
 
DOCUMENTACIÓN ANEXA
 
Aquí tienen ustedes algunos enlaces que ilustran la polémica generada por el libro de Arcadi Espada En nombre de Franco:

http://www.elconfidencial.com/cultura/2013/06/05/arcadi-espada-responde-punto-por-punto-a-rother-122378

http://www.elconfidencial.com/cultura/2013/06/03/tiene-arcadi-espada-algun-problema-con-la-verdad-122234

http://www.elconfidencial.com/cultura/2013/06/01/espada-se-equivoca-espana-salvo-judios-a-reganadientes--122103

La presente entrada de blog es la continuación de:

http://nacional-revolucionario.blogspot.com.es/2013/10/el-silogismo-de-arcadi-espada-y-la.html

 

martes, octubre 15, 2013

El ideólogo de PxC vuelve al partido de Anglada

Josep Anglada y Jaume Farrerons.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

El ideólogo de Plataforma per Catalunya se reincorpora al partido liderado por Josep Anglada después de 10 años. El que fue Secretario de Estudios y Programas y autor de la Declaración Programática en el congreso fundacional de Plataforma per Catalunya (PxC) (2002), Jaume Farrerons, ha decidido reincorporarse al partido liderado por Josep Anglada después de 10 años.
El filósofo Jaume Farrerons, que fue Secretario de Estudios y Programas y autor de la Declaración Programática en el congreso fundacional de Plataforma per Catalunya (PxC) (2002), ha decidido reincorporarse al partido y ha sido nombrado dentro del "proceso de reafirmación catalanista" de la formación liderada por Josep Anglada.
 
Farrerons fue también Secretario General (con funciones de responsable de prensa) hasta el año 2003, cuando se dio de baja por razones personales relacionadas con su defensa de los derechos humanos en las prisiones catalanas, donde trabajaba como funcionario. Por lo que respecta a estas circunstancias, Farrerons ha sido claro: "después de la manera escandalosa como se han resuelto los hechos de Quatre Camins del año 2004, utilizando como chivos expiatorios a un grupo de funcionarios para poder encubrir las responsabilidades del estamento político-sindical corrupto en unos acontecimientos vergonzosos, no creo que el catalanismo oficial pueda ya dar a nadie lecciones de democracia ni reprocharme mi militancia en Plataforma per Catalunya". De momento no ha querido entrar en más detalles sobre esta cuestión, pero se ha comprometido a aclarar más adelante el significado de su postura, aportando datos sobre el caso que, según Farrerons, han sido ocultados deliberadamente por la prensa catalana y española.
 
'El liderazgo de Josep Anglada es incuestionable, y quien niegue esta evidencia es deshonesto o inepto'
 
El nuevo miembro del Consejo Ejecutivo ha querido insistir, en cambio, en que él vuelve a PxC como ideólogo y que no tiene intención de cumplir ninguna otra función que la correspondiente a la promoción, fundamentación y redacción de las propuestas programáticas y doctrinales del partido. El liderazgo político de Josep Anglada es incuestionable, ha reiterado. Plataforma per Catalunya, añadió, "es actualmente la única formación de cierta relevancia política que defiende los intereses morales y materiales de los trabajadores catalanes autóctonos". Esto ha sido posible "gracias a la valía de Josep Anglada y quien niegue esta evidencia es deshonesto o inepto".
 
Por su parte, Josep Anglada manifestó ayer su confianza en la honradez, lealtad y aptitud filosófica, teórica y doctrinal de Jaume Farrerons, que ha quedado acreditada, dice, al largo de los años: "no es tan fácil encontrar funcionarios que hayan sacrificado un puesto de trabajo fijo y seguro por defender el cumplimiento de la legalidad en la administración autonómica de la Generalitat". Si todos hubieran hecho lo mismo, argumenta Anglada, "ahora no padeceríamos la auténtica plaga de corrupción que corroe y arruina por dentro las instituciones de este país". Se habla de la gente que ha abandonado PxC, sin embargo, concluye el presidente, "espero que ahora los diarios hablen también de la gente, no poco significativa, que vuelve".
 
Jaume Farrerons se licenció en filosofía por la Universitat de Barcelona el año 1995, obtuvo el año 2007 el certificado de suficiencia investigadora y prepara una tesis doctoral sobre la fundamentación ontológica del nacionalismo identitario. Desde el año 2002 ha publicado estudios de filosofía en diversas revistas especializadas de reconocido prestigio, participando habitualmente en los Coloquios Filosóficos de Vic y en el Congreso Catalán de Filosofía. Es, además, el autor de dos libros. También ha colaborado en la prensa catalana (Diari de Girona, Avui) y estatal (El Mundo) con artículos de opinión sobre temas políticos y penitenciarios. Este año, Farrerons ha presentado en Vic una comunicación sobre la legitimación filosófica del Estado.
 

lunes, octubre 14, 2013

El silogismo de Arcadi Espada y la hedionda verdad del "no nacionalismo"


El impostor "no nacionalista" Arcadi Espada.















Premisa (s) mayor (es): "el nacionalismo es una ideología antidemocrática, no existe el nacionalismo democrático" (puesta por Arcadi Espada, Gabriel Albiac, Paco Caja, Jon Juaristi, Ciutadans, lobby sionista de Madrid, etc.).  

Premisa menor: "el Estado de Israel es un Estado nacionalista" (sionismo=nacionalismo judío).

Una evidencia que nadie puede negar

http://nacional-revolucionario.blogspot.com.es/2013/10/los-amos-de-gallardon-el-descarado.html

a menos que incurra en la condición de bochornoso sinvergüenza, no obstante los mencionados simplemente se abstienen de pronunciarse sobre el tema y sólo conocemos su impostura por ruidosos indicios omisivos.

Conclusión: "el Estado de Israel no es democrático".

Adelante, atrévanse a pensar, simplemente a razonar, a sacar conclusiones, socráticamente, filosóficamente, periodísticamente... Arcadi Espada habla de la verdad y se la restriega por la cara a los "nacionalistas" (¿?) catalanes. No tiene ni idea de lo que es la verdad, el compromiso con la verdad, la pasión por la verdad; simple oportunista del periodismo con las espaldas bien cubiertas por la bazofia biempensante, Espada no arriesga nada. Es un pseudo héroe del presunto cuarto poder, como todos los "liberales". Si cree que con el libro En nombre de Franco (2013) va a cambiar eso, sigue (auto) engañándose (¿la mentira vital?). Pero bastaríale hacer extensivas al régimen fascista en pleno, y me refiero al italiano, las evidencias que acepta para un fascista español -aunque él mismo haya sostenido que todos los fascistas, por el simple hecho de serlo, son unos criminales-. Unos 20.000 judíos fueron salvados por Mussolini de la persecución nazi. Directriz estatal, no actos aislados y personales o "interesados". ¿Política "humanitaria" fascista? Impensable, impensado.

¿Hasta cuándo seguirán estos falsos intelectuales críticos de la derechona españolera tomando el pelo a la gente? ¿Por qué no confiesan que son nacionalistas, pero no, por supuesto, nacionalistas españoles, sino nacionalistas de Sefarad? Tengan la honradez de reconocer que toda política moderna es nacionalista y que los falsos nacionalistas no son más que traidores a sueldo de una nación distinta, normalmente EEUU-Israel, que paga mejor, y siempre puede soñarse con que la AIPAC le enchufe a uno en una universidad norteamericana. !El secreto anhelo de todos estos trepas ibérico-apátridas atlantistas! Confiésenlo ante sus seguidores españoles y españolistas "no nacionalistas" de Ciutadans (y del Partido Popular). Ustedes odian a "Cataluña", cierto, pero no aman a España ni a Hispania ni a nada que tenga que ver con este pueblo del que reclaman el voto pero desprecian al mismo tiempo como chusma. Tengan ya la valentía de explicar de una santa vez cuál es su nacionalismo real. Crematístico. Elitista. Liberal. Ovadia Yosef. El capital.

De aquí a poco me ocuparé de la obra de Francisco Caja sobre el racismo catalán. Tengan a mano una gran palangana para vomitar.

Jaume Farrerons
14 de octubre de 2013