en memoria de los 800.000 soldados alemanes prisioneros exterminados por los aliados occidentales

domingo, agosto 13, 2017

CONSECUENCIAS DE LAS TISCHGESPRÄCHE PARA LA DETERMINACIÓN DE LA "FILOSOFÍA" DE ADOLF HITLER (2)

Adolf Hitler leyendo el periódico.











ADOLF HITLER DIXIT: "A LARGO PLAZO NACIONALSOCIALISMO Y RELIGIÓN NO PODRÁN SEGUIR EXISTIENDO JUNTOS" ("Conversaciones privadas de Hitler", Barcelona, Crítica, 2004, p. 4). [Abajo a la izquierda, foto de portada de la edición española de las Tischgespräche de Henry Picker con la parte de las conversaciones omitidas por François Genoud debido a problemas de derechos de autor]. En los años 20-30 del siglo pasado el nacionalsocialismo desarrolló dos discursos, uno público, político, exotérico, y otro ideológico y esotérico. Cuando hablo de esoterismo no me refiero al ocutismo o a la sobada Sociedad Thule, sino al sentido originario de la palabra esotérico, que significa: no expuesto al público, nada más. ¿Por qué no se podía presentar lo fundamental de la doctrina nazi en estado químicamente puro a las instituciones, ciudadanos y votantes alemanes? Pues por la misma razón que la mayoría de los partidos políticos, máxime si son revolucionarios, no lo hacen: para no perder votos o apoyos sociales de cualquier índole. En el caso del NS eso estaba especialmente indicado, porque, así como el comunismo pretendía ser la aplicación política de la filosofía de Marx, el fascismo y el nacionalsocialismo representan también la aplicación política de la filosofía de Marx pero sólo después de la crítica radical a que ésta fuera indirectamente sometida por la filosofía de Nietzsche (véase Georges Sorel y Benito Mussolini, quienes realizan la crítica directa basándose en Nietzsche). Ahora bien, la filosofía de Nietzsche era incompatible con la conciencia cristiana predominante a la sazón entre el pueblo alemán. Los ataques de Nietzsche a Alemania, que en su obra son característicos, afectan a la Alemania cristiana, que el filósofo ve encarnada en el Segundo Reich de Bismarck.

LA PARADOJA DE LA REVOLUCIÓN

Toda revolución comporta esta paradoja: el revolucionario intenta transformar la sociedad, pero necesita a esa misma sociedad para realizar sus objetivos. Consecuencia de esta aporía: como activista pragmático tiene que instituir un doble discurso, a saber, 1/ un discurso dirigido a las masas, político, sin sustancialidad ideológica; 2/ un discurso ideológico que constituye el verdadero fundamento intelectual del proyecto en cuestión.

En el caso del fascismo y del NS, estamos ante un discurso (1) que se apoya, entre otros elementos, en el cristianismo de las masas; y otro discurso (2) cuyo objeto es, precisamente, erradicar ese mismo cristianismo, recuperar la cultura "pagana" y forjar el "superhombre" (Übermensch). No todo en el discurso exotérico tiene que ser "mentira", por ejemplo el nacionalismo no lo era, pero hubo cuestiones que convenía omitir o neutralizar, y nadie puede negar que los nazis tuvieron aquí muchos problemas con la cuestión religiosa, meollo del debate ideológico interno que el Führer prefirió dejar en suspensión hasta el presuntamente victorioso final de la guerra.

El Führer en sus conversaciones sinceras.
Sin embargo, la derrota del nazismo puso en evidencia cuál era la verdadera ideología nazi. La doctrina esotérica se convirtió en exotérica y este hecho es ya políticamente irreversible. Los NS contemporáneos se encuentran en el siguiente dilema:

------------- *o repetir en la actualidad el discurso (1), que es filocristiano pero NO ES el verdadero discurso ideológico del nacionalsocialismo;

------------- *o promover abiertamente el discurso (2) como ideología nacional-socialista, algo que, desde el punto de vista político, seguiría siendo suicida aunque la sociedad ya no sea tan cristiana como lo era en tiempos del Führer.

Por este motivo entiendo que, abstracción hecha de otras cuestiones no menos graves, el NS es irrecuperable en cuanto tal como proyecto político, pero en todo caso el NR coherente tiene que mantener en su discurso político una posición estrictamente laica y neutral en materia de religión, omitiendo toda referencia elogiosa al judeo-cristianismo hasta que sea posible su erradicación. 

AUTENTICIDAD DE LAS TISCHGESPRÄCHE

Respecto a las objeciones que me han hecho a las Tischgespräche, como que Martin Bormann, ateo radical, pudo haber manipulado el texto taquigráfico de base tomado por Heinrich Heim (y copiado por Picker), da la casualidad de que, por puro azar, esto parece poco menos que imposible, porque el propio Picker confeccionó su edición de las Tischgespräche directamente a partir de dichos documentos taquigráficos. Y ésta coincide, en lo fundamental, con la versión del otro editor, François Genoud, que se basa en el texto revisado por Martin Bormann. Así que Bormann respetó las palabras de Hitler, como no podía ser de otra manera. Las dos versiones se corresponden, no hay una diferencia sustancial de sentido, excepto en lo que concierne al hecho de que Picker habla en primera persona y explica lo que dice Hitler, mientras que en el texto de Bormann es Hitler el que habla. Por tanto, el texto más fiel tiene que ser el de Bormann, taquigrafiado por Heim, y no el de Picker. Esto se debe a que Picker, por su parte, no taquigrafió, mientras sustituyó a Heim, sino que anotó aquello que Hitler iba diciendo, y en el resto se basa a su vez en el texto taquigrafiado de Heim que sirve de base a Bormann para la versión definitiva del documento. El libro que sirve de fuente a la traducción citada por mí es, por este motivo, la versión de Genoud, en la cual, por problemas de derechos de autor, debería faltar la parte de los monólogos que va del 12 de marzo al 1 de septiembre de 1941, registrados por Picker sin recurrir al instrumento taquigráfico (así lo explica el editor en el Prefacio, aunque luego, sorprendentemente, nos encontramos con que de tales fechas sí hay entradas). En el resto, insisto, las dos ediciones coinciden en cuanto al sentido del discurso del Führer y no parece, aunque tengo todavía que verificarlo punto por punto, que la edición de Picker contenga manifestaciones de Hitler que contradigan las ideas expuestas en la edición de Genoud. Por otra parte, si esa contradicción existiera, los propios editores habrían hecho mención del asunto en los materiales introductorios a la obra, que hallamos en ambas ediciones. El texto de Picker nos resulta útil, consecuentemente, sólo para verificar que Bormann no manipuló los originales taquigráficos de Heim. 

Así que nos encontramos aquí con una de las pocas fuentes fiables y directas (ya haremos la lista de los documentos doctrinales canónicos) para conocer la ideología NS en su fuente más autorizada y exclusiva, que no puede ser otra que la del Führer Adolf Hitler porque era él quien, como dictador, tenía el control absoluto del movimiento. En los Tischgespräche podemos "conocer" pues la "filosofía" de Hitler y, por ende, la verdadera esencia del nacionalsocialismo. El resto, con muy pocas excepciones de las que ya hablaremos, es propaganda.

Jaume Farrerons
La Marca Hispànica, 4 de agosto de 2017






7 comentarios:

Abel Ruby dijo...

y que me dicen de los descreditos de carrier a ambas versiones de la table talk, y su demostracion de que hitler se influyo de gobineau wagner chamberlain y otros cristianos y no de nietzsche¿?
la version de genoud y la de trevorhan demostrado ser malas traducciones del original pese a el si bormann altero algo y eso si fue demostrado

https://www.nobeliefs.com/Hitler1.htm

http://www.richardcarrier.info/archives/11792

https://coelsblog.wordpress.com/2011/11/08/nazi-racial-ideology-was-religious-creationist-and-opposed-to-darwinism/

http://national-socialist-worldview.blogspot.com/2009/12/fake-hitler-quote-about-religion.html

es bien peculiar que david irving considere genuinos el segundo libro y el table talk

https://www.nobeliefs.com/HitlerBible.htm

https://wilkmocy.com/wp-content/uploads/2017/06/Table-Talk-Debunked-VK-Clark-2017.pdf

Como se ha dicho antes, hay dos versiones de la mesa de diálogo alemán original. Uno editado por Martin Bormann llamado Bormann Vermerke ("Bormann Notes") que, hasta 1980, sólo existía en la colección de François Genoud. La otra versión vino de Picker que consiguió la copia de Heim y después agregó sus propias entradas. Según Richard C. Carrier , "el Bormann Vermerke también contiene entradas hechas por Bormann, y presumiblemente Heim, durante el período cubierto por el texto de Picker, que inexplicablemente no se encuentran en su copia. También se supone que es una tercera copia, que Bormann envió a una oficina en Münich, pero se perdió (muy probablemente destruido por las bombas aliadas). "

La edición de Picker tiene la demanda más fuerte a la autenticidad porque contiene el alemán real, tiene el apoyo del testimonio del testigo ocular y tiene el apoyo académico. La siguiente es la obra académica de Werner Jochmann que publicó el alemán de Bormann Vermerke en 1980 (que Trevor-Roper, et al, utilizó de la traducción francesa de Genoud). Las versiones alemanas de la charla no incluyen las citas anti-cristianas.

Además, el Dr. Picker consideró su propia grabación como auténtica e insistió en que "no se puede confiar en la edición de Bormann de ella". De hecho, escribe, más bien atrevidamente, "las alteraciones de Bormann, no autorizadas por mí". [Trevor-Roper, p.viii]. Desafortunadamente, no tenemos la versión sin modificar de las grabaciones del Dr. Picker o Heim.
En otras palabras, no hay originales y las copias fueron filtradas y editadas por Bormann. La charla de mesa no puede considerarse una grabación de primera mano de las palabras de Hitler. Con este solo hecho, no puedo utilizar con integridad o certeza como una fuente de la voz de Hitler, especialmente en lo que respecta a la religión, que podría muy bien reflejar el anticristo Bormann biased.

Abel Ruby dijo...

La versión inglesa respaldada por Trevor-Roper (y todos los demás) contiene las fabricaciones. ¡Estas mentiras vienen, literalmente, de la traducción del francés de Genoud!

*En un fakery relacionado, el documento alegado del último testamento de Hitler (supuestamente una parte de la charla), Genoud dio a David Irving, historiador de la Segunda Guerra Mundial, una copia del manuscrito mecanografiado completo. Cada página estaba "fuertemente enmendada y expandida en la escritura de alguien". Genoud admitió que era suyo, y más tarde admitió a Irving que toda la tipografía era su propia confección diciendo: " Pero es justo lo que Hitler habría dicho, ¿no? ". En otras palabras, el último testamento de Hitler era un falso.

Aunque en ninguna parte Trevor-Roper discuten contra el cristianismo de Hitler, él nos proporciona una razón bastante dudosa para aceptar la charla de Hitler:

"Debemos ir directamente a las declaraciones personales de Hitler: no de hecho a sus cartas y discursos - éstos, aunque valiosos, son demasiado públicos, demasiado formalizados para tales propósitos - sino a sus conversaciones privadas, Como cuadernos, revelan la mente de un hombre mucho más completamente, más íntimamente, que cualquier enunciado formal ". [Trevor-Roper, p.xiv]



En las conversaciones secretas con Hitler, dos entrevistas confidenciales descubiertas recientemente fueron dadas por Richard Breiting en 1931. Breiting era un miembro del partido popular alemán. En estas conversaciones, que eran en realidad más privadas que la Mesa-Talk, Hitler revela sus objetivos y planes. Al igual que el Table-Talk, las notas se tomaron en breve. A diferencia de Table-Talk, que Hitler sabía que más tarde se revelaría, Hitler estaba seguro de que sus declaraciones se mantendría en secreto. [Calic, p.11] Además, las Conversaciones Secretas fueron autenticadas como escritas únicamente por Breiting (a diferencia de la edición de Bormann). Sin embargo, en ninguna de estas conversaciones Hitler denuncia la religión. Por el contrario, Hitler menciona una conciliación con el catolicismo romano y alemán donde "Personas como von Papen y muchos otros están estableciendo buenas relaciones con el Vaticano. "

En ninguna parte de las Memorias encontramos una declaración anticristiana parecida a la de Bormann que se encuentra en la Tabla-Charla.

ENSPO dijo...

Todo eso que cuenta usted ya lo hemos explicado con detalle. Las conversaciones de sobremesa son auténticas y estamos cotejando con los originales. Y las declaracines anticristianas son abundantes, clarísimas y contundentes. Los presuntos documentos a los que usted se refiere no me contan.

ENSPO dijo...

https://nacional-revolucionario.blogspot.com.es/2017/09/david-irving-convalida-las.html

Abel Ruby dijo...

Precisamente irving se toma en serio zweites buch y desprecia el mein kampf
https://www.nobeliefs.com/HitlerBible.htm

Abel Ruby dijo...

Repito, que me dicen del refute de carrier, de q hitler jamas cite a un antialeman como nietzsche y si a un cristiano como lutero o wagner, o del credito inicial de trouper a rauschning? No han abordado ninguna de estas cuestiones tipicas del debate de table talk, hoy dia esta borrada esta pagina pero en http://truthforgermans.com/?tag=anti-christ&paged=2
Tenian criticas a irving acusandolo de doble agente mediatizante

David Irving emphatically defends as authentic the Goebbels Diaries, which are ... Most of the anti-Christian statements have been exposed, even by Irving
The Problem With David Irving and the spurious Table Talks ... David Irving also defends as authentic, at least in part, Hitler's Table Talk, a highly unreliable work
Estas son algunas de las frases del post a las q google aun deja acceder desde el resumen del buscador

ENSPO dijo...

Hitler cita elogiosamente a Nietzsche en las Tischgespräche en varias ocasiones y descalifica al cristianismo en su conjunto, no sólo a la Iglesia, de forma inequívoca. Dado que el propio Führer es la fuente más autorizada sobre su pensamiento y, por ende, sobre la ideología NS más allá de las componendas políticas y electorales, ha quedado DEMOSTRADO aquí que Adolf Hitler es anticristiano, nietzscheano, anticlerical y socialdarwinista ilustrado, es decir, cientificista, por mucho que sus ideas al respecto puedan ser, precisamente, objeto de crítica científica. Hitler cree en la verdad y en la razón. Les guste o no a los nazis cristianos, evolianos y demás tropa de descerebrados irracionalistas, esta es la realidad y tendrán que digerirla o "censurar" a Hitler.